¿Nos copiamos de los demás? Todo lo que debes saber sobre la contaminación conductual

Reciente

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Te contamos 5 cosas que no sabías de Nicola Coughlan ¡La actriz que deslumbra en Bridgerton!

Desde la primera temporada de "Bridgerton", Lady Penélope, el...

5 cosas que debes saber de Bridgerton 3 (sin spoilers)

Ya se estrenó la tercera temporada de Bridgerton y,...

Lidotel celebra buenas noticias en lo que va de 2024

Lidotel, la cadena hotelera más reconocida e importante de Venezuela,...

Es común que al pasar mucho tiempo con una persona se empiecen a adoptar ciertas de sus manías: formas de vestir, palabras, gestos o frases. Aunque puede parecer extraño y generar pensamientos negativos hacia nuestra persona, no hay nada de qué preocuparse. Solo se está siendo víctima de la contaminación conductual. Aquí todos los detalles.

¿Y eso de qué va?

La contaminación conductual, conocida en inglés como ‘behavioral contagion’, es aquella particularidad en el comportamiento en la que el receptor adapta o transforma de manera lenta e inconsciente sus actitudes para parecerse al emisor.

Formar parte de un grupo

¿Por qué ocurre la contaminación conductual? El cerebro busca establecer buenas relaciones sociales y que el ser humano se adecúe a nuevos entornos mentalmente. Así, las acciones no se dan de manera intencional, sino que buscan generar una apariencia similar para que exista una relación más estrecha y confiable.

De esta manera, la persona consigue parecerse al entorno que lo rodea para ser aceptado en un grupo determinado. Es importante que se establezca un límite en la variación de la personalidad, puesto que convertirse en una “marioneta imitadora” generará el efecto contrario: nadie querrá compartir con otro sujeto que actué igual que él siempre.

Te podría interesar: ¿Quién es Elizabeth Bathory? La historia real de la sádica condesa de American Horror Story

Cinco comportamientos extremadamente contagiosos

La ciencia descubrió que existen al menos cinco comportamientos contagiosos a los que es inevitable huirles. ¿Cuáles son? Aquí una lista.

  • Los bostezos

Ups… Con solo verlo nos dieron ganas

Bostezar al estar en presencia de alguien más que lo hace es uno de los impulsos más difíciles de resistir. Si la relación es cercana con la persona que bosteza, más rápido se contagia la acción.

  • Sonreír y fruncir el ceño

Es común imitar de forma inconsciente las facciones de otra persona que mira fijamente, como una especie de mímica. Este hecho puede tener un resultado favorable o desfavorable: una sonrisa o el ceño fruncido.

  • Tomar riesgos

De acuerdo con un estudio realizado por Instituto Neurocientífico de California, ver a otros tomando actos riesgosos de cualquier tipo de forma exitosa impulsa a querer hacer lo mismo. ¿Será este el motivo por el que hacer locuras se realiza generalmente en compañía?

  • Mal humor en el trabajo

El humor de los compañeros puede afectar de forma negativa. Según un estudio de la Universidad de Florida, aquellos que son tratados mal por sus jefes, suelen tratar mal a sus compañeros de trabajo y se crea una cadena sin fin.

  • El frío

En la Escuela de Medicina Sussex en Brighton se realizó un estudio que demostró que ver a personas temblando o en condiciones de frío puede llegar a afectar al individuo a tal punto de que tenga la misma sensación. Aunque esto no ocurre con el calor.

Te podría interesar: Estos son los 5 memes que iniciaron TODO ¿Los recuerdas?

Mantener el control

Es importante que la contaminación conductual no tome las riendas por completo para mantener la esencia de la personalidad. A pesar de que hay hábitos contagiosos de forma inevitable, hay que establecer límites para no cambiar la personalidad solo para ser aceptado por un grupo.

spot_img

Compartir

Relacionadas