¿Consumir carne da cáncer? Todo depende de cómo la cocines

Reciente

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Te contamos 5 cosas que no sabías de Nicola Coughlan ¡La actriz que deslumbra en Bridgerton!

Desde la primera temporada de "Bridgerton", Lady Penélope, el...

5 cosas que debes saber de Bridgerton 3 (sin spoilers)

Ya se estrenó la tercera temporada de Bridgerton y,...

Lidotel celebra buenas noticias en lo que va de 2024

Lidotel, la cadena hotelera más reconocida e importante de Venezuela,...

Desde hace algunos años, salieron una serie de estudios que aseguran que el consumo continuo de carne puede provocar cáncer, pero el Instituto Estadounidense para la Investigación del Cáncer, publicó recientemente una guía que explica la manera correcta de cocinarla para evitar aumentar los riesgos. ¿Cómo hay que cocinarla? ¿Cuáles son los riesgos? Aquí te contamos todo.

¿La carne puede dar cáncer?

El humo que sale de la parrilla es lo más peligroso.

Si, pero todo depende de cómo se cocine. Según las investigaciones del instituto, hay dos compuestos específicos de la carne que pueden estar relacionados con el cáncer. Se llaman hidrocarburos aromáticos policíclicos y aminas heterocíclicas, ¿Cómo se producen? Cuando la carne se cocina en un asador. ¿Dan cáncer de por sí? No se ha comprobado que provoquen cáncer directamente, pero, sus propiedades tienen la capacidad de alterar el ADN y llevarlo a desarrollar la patología.

¿Cómo se desarrollan los hidrocarburos aromáticos? “Se forman cuando se quema cualquier tipo de materia orgánica, porque el carbono en su interior entra en combustión en las llamas y esos hidrocarburos se elevan con el humo”, explicó Rashmi Sinha, investigadora principal de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer en el Instituto Nacional del Cáncer.

Todo el peligro comienza, cuando la grasa que escurre de la carne y se desliza por las rejillas del asador o la parrillera, provocando humo, cuando el humo sube por las rejillas, envuelve la carne y la puede cubrir de compuestos cancerígenos.

La parte tostada de la carne, es sumamente peligrosa

Puedes minimizar el riesgo, utilizando más vegetales y frutas que carnes al momento de realizar la parrilla.

Al momento de hacer una parrilla, la meta es que toda la carne quede crujiente por fuera y suave por dentro, pero es justo esa corteza dura la que puede generar graves problemas de salud. Todo lo que se tuesta y cambia de color, son las aminas heterocíclicas, mejor conocidas como AHC y son peligrosas. ¿Cómo surgen? Cuando el tejido muscular de cualquier animal, entra en contacto con temperaturas elevadas hasta rostizar la corteza.

Te podría interesar: “Cacao la Experiencia”: un recorrido sensorial que debes conocer.

“Cocinar a la parrilla —o incluso freír alimentos en un sartén— a temperaturas elevadas provoca que los aminoácidos en la carne reaccionen con otra sustancia que se encuentra también en la carne llamada creatina. La reacción de esos aminoácidos y la creatina es lo que produce las AHC, por eso es que no las vemos formarse cuando asamos espárragos, calabacines, pimientos y otros vegetales”, explicó Colleen Doyle, directora general de Nutrición y Actividad Física en American Cancer Society y nutrióloga certificada.

Son justamente esas cortezas crujientes las que pueden llegar a ser sumamente peligrosas.

¿Cómo evitar las sustancias cancerígenas?

Los embutidos son considerados cancerígenos, lo ideal es evitarlos dentro de lo posible.

Con este tema es importante pensar en que la cantidad y frecuencia es lo que puede perjudicar enormemente la salud. Si decides hacer parrilla todos los fines de semana, estás exponiendo tu organismo a esos humos tóxicos y puede ser mucho más riesgoso, pero esporádicamente no pasará nada.  Aquí tienes algunos tips que puedes aplicar para evitar el peligro:

– Evita la carne procesada, especialmente las salchichas y embutidos. La Organización Mundial de la Salud, los considera como posibles carcinógenos.

-Las carnes marinadas son más saludables. Antes de cocinarlas, sumérgelas en aceites llenos de especias, sal y adobos, de esta manera se quemará la corteza y no la carne.

-Cocina mariscos, pollo y pescados en lugar de carne, tienen menos tiempo de cocción por lo que es menos probable que desarrollen químicos.

-Limpia las rejillas del asador y de la parrilla con frecuencia, así evitas que se quemen los restos viejos y produzcan más humo.

spot_img

Compartir

Relacionadas