¡Feliz cumpleaños! TODO lo que debes saber sobre el Dr. José Gregorio Hernández

Reciente

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Te contamos 5 cosas que no sabías de Nicola Coughlan ¡La actriz que deslumbra en Bridgerton!

Desde la primera temporada de "Bridgerton", Lady Penélope, el...

5 cosas que debes saber de Bridgerton 3 (sin spoilers)

Ya se estrenó la tercera temporada de Bridgerton y,...

Lidotel celebra buenas noticias en lo que va de 2024

Lidotel, la cadena hotelera más reconocida e importante de Venezuela,...

Su influencia en el pueblo venezolano trasciende fronteras. Un amante del conocimiento entregado absolutamente al servicio del pueblo, ahora forma parte oficialmente de la Iglesia Católica y aquí te contamos todo lo que tienes que saber sobre el doctor José Gregorio Hernández.

Un trujillano muy especial

Montañas hermosas de la comunidad trujillana de Isnotú lo vieron nacer el 26 de octubre de 1864. Fue el primero de seis hermanos pero conoció las pérdidas desde muy pequeño: una de sus hermanas murió a los seis meses y perdió a su madre cuando solo tenía ocho años. Debió sacar a su familia adelante en conjunto con su papá, quien tenía una farmacia.

En búsqueda de un mejor futuro, cuando tenía 13 años se trasladó a Caracas. En un principio, quería ser abogado, pero su padre le mostró las maravillas de la medicina y decidió entregarle su vida al mundo de la ciencia. Era un niño muy callado, disfrutaba de la compañía de los libros y todo su entusiasmo estaba dirigido a los estudios.

Comenzó a estudiar medicina en la Universidad Central de Venezuela cuando tenía 17 años. Todas sus calificaciones eran sobresalientes. Era un estudiante dedicado y brillante. No tenía mucho dinero, por lo que buscaba aprender todo lo que podía para evitar gastar: se hacía su propia ropa y estudiaba con los libros de la biblioteca. Aprendió a hablar francés, italiano, alemán, portugués y un poco de latín, todo por su propia cuneta.  

 Se graduó como médico el 29 de junio de 1888. Para el momento, utilizaba sus conocimientos dándole clases a sus compañeros y atendiendo un pequeño consultorio que lo ayudaba a costear sus gastos. Su misión era mudarse nuevamente a Isnotú para prestarle servicio a su pueblo porque no había suficientes médicos.   

Un genio que modernizó la medicina venezolana

Pasó un año en su pueblo natal, cuando una oportunidad le llegó de sorpresa: podría irse a París a estudiar. Partió a Francia y se especializó con grandes de la época, su misión era modernizar la medicina venezolana y ofrecer soluciones más rápidas y efectivas. Estudió bacteriología, embriología, microbiología, entre otras especialidades.

Al regresar a Venezuela, trajo diferentes equipos médicos que ayudarían a mejorar las condiciones de los hospitales, para ese entonces, en el país no tenían ni microscopios. Dedicó gran parte de su vida a investigar nuevas curas a enfermedades y las posibles causas de los males que atacaban a la sociedad para el momento (paludismo, tuberculosis, etc.).

Siendo siempre un apasionado del conocimiento, estudió también filosofía, por lo que escribía constantemente sus pensamientos e ideas sobre el mundo que lo rodeaba. Hallándose en la cúspide de su carrera médica, entendió que quería entregar su vida al servicio y decidió sumergirse en la vida religiosa.

En búsqueda de su despertar espiritual, José Gregorio Hernández se muda a Italia en 1908 para vivir bajo el monasterio de la orden de San Bruno, en la Cartuja de Farneta en Toscana. Estudió durante un año y luego, regresó a Caracas.

Te podría interesar: ¡Una experiencia mística! 5 razones por las que DEBES ver ‘Gregory’ de Sócrates Serrano

El comienzo de su veneración

José Gregorio Hernández, se encargaba de atender a los más pobres. Además de sus trabajos de investigación, trabajaba como médico popular y todos los que caían en sus manos, terminaban curados. Esto comenzó a crear una fama en el pueblo como un médico enviado por Dios. Él lograba un balance extraordinario entre su carrera científica y su vocación mística.

Su vida terminó de forma muy misteriosa. El 29 de junio de 1919, el doctor José Gregorio Hernández iba en camino a visitar a una paciente cuando –con uno de los pocos carros que había en Caracas-, un médico de 28 años lo atropelló en la esquina Amadores, en La Pastora. El doctor se golpeó la cabeza contra el filo de la acera y tuvo una fractura de cráneo. Murió de inmediato, tenía solo 54 años de edad.

Su cuerpo descansaba en el Hospital Vargas, en la Pastora, en donde Candelaria de San José, una monja que años después se convertiría en beata, estaba internada. Al enterarse de la llegada del doctor, comenzó a orar por su alma y desde entonces, se estableció una profunda relación mística entre ambos.

Desde su muerte, se convirtió en una figura de culto y veneración. El pueblo aseguraba que los enfermos se curaban cuando se les encomendaba a su nombre, así pasaron años hasta que la Iglesia decidió prestarle atención a las súplicas por beatificación de los fieles.

Esta es su imagen oficial como beato, hecha por Luis Enrique Mogollón, artista venezolano.

El cuerpo del doctor José Gregorio Hernández, en un principio fue enterrado en el Cementerio General del Sur, pero tras un incendio provocado por la cantidad de velas que habían encendido sus fieles. Después, fue trasladado a la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, reuniéndose con la fe de la amiga que lo acompañó en la muerte y reposaron ahí hasta que el vaticano aprobó su beatificación a finales del 2020.

De santo popular, a beato certificado

Durante años la Iglesia Católica venezolana luchó por la beatificación del doctor José Gregorio Hernández. El primer paso lo dio el papa Juan Pablo II, quien aseguró que su nombre era venerable el 16 de enero de 1986. No fue hasta el 2020, con la llegada del milagro de una niña de 10 años llamada Yaxury Solórzano Ortega, que el Vaticano decidió otorgarle la beatificación.

El 30 de abril del 2021, se hace historia con la beatificación oficial del doctor José Gregorio Hernández. El pueblo venezolano celebra lleno de gozo que este espacio de luz haya llegado en momentos tan turbios y complejos para el país. Para celebrar, el artista venezolano Luis Enrique Mogollón, fue el encargado de hacer su imagen oficial como beato que celebra que finalmente, el doctor tiene un puesto oficial en la Iglesia Católica.

Hoy 26 de octubre, el Dr. José Gregorio Hernández celebra su primer cumpleaños como beato. ¡Felices 157 años!

spot_img

Compartir

Relacionadas