“Amor, pasión y ¡Olé!”: La magnánima oda a la cultura española de Giovanni Scutaro

Reciente

Cartier presenta «Nature Sauvage» su fascinante colección de animales preciosos en 5 piezas

Cartier presenta su última colección "Nature Sauvage", un tributo...

¿Qué ver en Falcón? 5 maravillas turísticas que DEBES conocer

Algunos lo relacionan exclusivamente con los médanos, pero Falcón...

¿Quién es Ángela Aguilar? te contamos 5 cosas de la nueva novia de Christian Nodal

Ángela Aguilar, está en boca de todos, la hija...

Manuel Turizo viene a Venezuela por primera vez con su tour lleno de ritmo

El cantante colombiano, se presentará en Venezuela el 8...

¡Vinotinto! Gigi Méndez es la voz del tema oficial de la Selección Nacional de Fútbol

La artista es la primera mujer en cantar y...

Melissa: el plástico que revoluciona el calzado

Melissa, la reconocida marca de accesorios y calzado, ha...

“Una aventura para siempre” celebra a los niños

El Día del niño tendrá una cita llena de...

La doctora Sajidxa Mariño será conferencista en Harward

Conocida por ser la fundadora del centro Respira Libre,...

Por: Luis Fernando Jiménez/ @LuisWhite011

El diseñador venezolano Giovanni Scutaro sumergió al público venezolano en un viaje culturalmente estilizado hacia la madre patria, luego de presentar su más reciente colección Otoño-Invierno 2023 titulada Amor, pasión y ¡Olé! Un verdadero homenaje que fue presentado en más de 80 piezas exclusivas. Y aquí descoseremos esta propuesta.

Desde las inmediaciones de la impresionante estructura de la Quinta Esmeralda, la velada se tiño de rojo para exhibir esta nueva colección del reconocido diseñador, en donde celebridades, invitados especiales y los medios de comunicación presenciaron todo un espectáculo en el que, por supuesto, la esencia con sabor a flamenco fue el gran protagonista de la noche.

Al entrar a las adyacencias de este icónico espacio, los asistentes se encontraban con un jardín digital de rosas, en donde los tonos rojizos vibraban en cada espacio a través de luces reflectoras. Una imponente pasarela que fungiría como el epicentro de una colección por descubrir, junto a grandes pantallas y una vibra mágica; la noche se tornaba como una pintoresca velada en las calles de Sevilla.

Al mejor estilo del flamenco

Con canciones rimbombantes y una escenografía totalmente digital, Luis Olavarrieta y Leo Aldana fueron los encargados de ofrecer las palabras de bienvenida de este show, momento en el que agradecieron a los patrocinantes que acompañaron a Scutaro en este proyecto.

En medio de una oscura sala llena de expectativas, el escenario fue invadido por un centenar de bailarines pertenecientes a la Academia Las Lizarraga, quienes fueron las figuras indicadas para ponerle el ritmo y el son a esta propuesta visual. Enfundados en trajes típicos sevillanos, sombreros y un tamborileo al mejor estilo de la madre patria; siendo el punto de partida para un verdadero encuentro cultural.

El rojo: el símbolo de la pasión y elegancia

El desfile, que se dividió en varias etapas; inició con una propuesta en donde el color rojo en sus distintas variantes se convirtió en el punto focal. Con vestidos vaporosos que nos recordaban a la época renacentista, con voluptuosas mangas y cuellos hechos en algodón, seda y con encajes; Scutaro logró evocar la belleza de este periodo histórico.

Además, se detallaron algunas piezas con movimientos fluidos, gracias a cortes abstractos que le daban ese toque moderno a los vestidos y trajes presentados. Algunos de ellos, deleitaron con sus cientos de flequillos que caían como cascada a lo largo de sus estructuras, proporcionando esa frescura de la cultura española.

El negro y el blanco: una combinación que nunca pasa de moda

Seguidamente, la pasarela se cubrió de un negro exorbitante tras el marchar de varias modelos ataviadas con piezas en tonalidades obscuras y claras en donde el encaje, las transparencias, cientos de cristales y lentejuelas bordados cual obra de arte; fueron las bases de atuendos elegantes y sobrios.

A su vez, Scutaro diseñó diferentes guiños de los trajes tradicionales españoles, como el típico vestido de grandes puntos blancos, ceñido al cuerpo con corte sirena y cientos de volados en su falda baja. Así como de peinados acordes a la ocasión con tocados que exclamaban ¡OLÉ! Con cada costura y tejido.

Cortes en forma de sirena, en “A”, vestidos cortos, trajes completos endiosados, faldas plisadas, faralaos en las mangas y detalles que nos hacían recordar las famosas castañuelas españolas.

Trajes endosados para un verdadero caballero

De la mano de una propuesta de escena impresionante y una pasarela totalmente digitalizada, el desfile siguió tomando forma con la presentación de la selección de trajes diseñados para los caballeros. Looks clásicos presentados en telas como seda y algodón en distintos colores: desde los más clásicos como son el negro, gris y hasta el beige; hasta los más modernos con botones cruzados, de rayas y en tonos como el azul.

Como as bajo la manga, Giovanni Scutaro realizó unos atuendos más atrevidos para aquellos que busquen romper con los paradigmas. Se trata de una serie de atuendos hechos con tela aterciopelada, o tipo velvet como suele conocerse; en colores muy españoles: rojo y negro, trajes completos, blazers cruzados y hasta los más clásicos fueron presentados junto a sombreros que le dieron ese acento tan sevillano como arriesgado.

¡Alabando la majestuosidad!

Por supuesto, el desfile debía cerrar con broche de oro y con las mejores fanfarrias de la noche por lo que, una vez más, los caballeros fueron invitados a escena en compañía de un grupo de jóvenes que alumbraron la sala con velas y su armonioso cantar. Todo como el grandioso preludio para darle la bienvenida a una divinidad: ¡A LA NOVIA!

La joven modelo fue ataviada con un impresionante vestido con corte “A”, adosado a un impresionante polizón que se complementó con un largo velo hecho de encaja y organza. Por su lado, el vestido ensimismado deslumbró por sus pequeños detalles hecho con apliques varios y cientos de cristales en forma de cascada.

La pieza, de cuello alto, contaba con mangas largas transparentes con un increíble diseño en sus extremos acampanados, así como de un escote diseñado con una sutileza y dedicación que parecía bordado por los mismos dioses romanos.

Vive la experiencia del flamenco

Asimismo, Giovanni Scutaro fue premiado por su incansable labor, no solo en el mundo del diseño textil; sino también por su acompañamiento y colaboración con distintas fundaciones que velan y amparan la salud de los más pequeños de la casa. El reconocimiento vino de parte de Funvida, Organización que se encarga de brindar apoyo a todos los niños que padecen de cáncer infantil, misma de la cual el diseñador venezolano ha formado parte durante 10 años.

A lo largo de su discurso, el creativo agradeció por el apoyo recibido por los asistentes al evento, así como de todos aquellos patrocinantes que hicieron que esta colección fuese posible.

Asimismo, extendió una invitación a todo el público en general a sentir el calor, la fugacidad y la esencia misma de esta propuesta que, sin duda, evoca ese sentir de una cultura que, con su belleza, gastronomía, propuestas fashionistas y acentos distintivos; nos invitan a vivir una experiencia en donde el amor, la pasión y la efervescencia se conjugan para estampar un gran huello con sello ¡OLÉ!

spot_img

Compartir

Relacionadas