¡23 talentos ejemplares! #7 Valentina Quintero, la periodista y exploradora venezolana que nos invita a descubrir y amar Venezuela

Reciente

Todo listo para recibir a Estopa en Venezuela

Falta poco para que Estopa llegue al país. Los...

¡La moda está de luto! Muere el diseñador italiano Roberto Cavalli

Roberto Cavalli fallece en Florencia a los 83 años...

Pádel Fest: el gran evento del pádel en Venezuela

Diez días de deporte y diversión, así es el...

Back to Black: el viaje a la oscuridad de Amy Winehouse

Back to Black, el muy esperado biopic de la...

La rebeldía de un amor en «Vidas Privadas» celebra su segunda temporada

Los protagonistas de esta divertida aventura comparten con el...

Natalia Jiménez se reencuentra con Venezuela para brindar 20 años de Antología

La artista española Natalia Jiménez se prepara para un...

¡Moda esencial! Avanti recibe a la marca Essens

La fiema anuncia su llegada a la prestigiosa tienda...

¡Las queremos ver ya! Las 5 películas más esperadas del 2024 (+ fechas)

Si bien los primeros meses del año el cine...

Como parte de la celebración de nuestro 23 aniversario, seleccionamos a Valentina Quintero, periodista y exploradora venezolana para que sea nuestro talento número 7. Aquí tienes todos los detalles de este talento ejemplar.

Su pilar y principal promotor de aventuras

La «muchachita» de mamá – Ana Carlota Montiel – creció en una casa en Las Palmas junto a sus cuatro hermanos: Cristóbal, Susana, Antonio e Inés. La mala suerte en unos negocios de su padre – Tony Quintero -, lo llevó a vender la casa y a mudarse a una finca con sus abuelos en San José de los Altos, Los Teques.

Este cambio llevó a Valentina Quintero a vivir más cerca de la naturaleza y comenzó a despertar su amor por los paisajes y los animales. «Tenía unos cinco años. Somos cinco hermanos y allí nadie veía televisión, teníamos tantas cosas por hacer que a nadie le interesaba”, comentó la periodista a PuraGuapura.

Así, las monjas del colegio San José de Tarbes en los Teques al que asistió se convertirían en sus modelos a seguir, así como sus padres: “De pequeña mi papá fue mi mayor influencia, luego mi mamá por su empeño y amor en la lectura, el lenguaje y la escritura. Otra gran influencia en mi vida fue mi abuela paterna, una señora totalmente irreverente, fascinante, encantadora, que además era mi madrina. Mi abuela era chévere”.

Con una infancia feliz, padres amorosos y hermanos cercanos, la mejor herencia que le regalaron sus padres fue la unión de su familia y el apoyo mutuo.

Siguiendo los pasos de su padre, Tony Quintero adoraba viajar por carretera. Por eso, para él era indispensable que sus hijos conocieran Venezuela. De esta manera, transmitió su amor por los viajes por tierra y descubrir nuevos lugares a Valentina.

El periodismo en su vida

El campus de la Universidad Católica Andrés Bello se convirtió en su segundo hogar. En esta casa de estudios se graduó en Comunicación. Elizabeth Fuentes conocía a Valentina porque habían trabajado juntas en la Biblioteca Nacional. Por ello, para la década de los 80, le ofreció escribir en el ‘Manual de Ociosidades’, ya que le agregarían un pliego.

Aunque tuvo dudas, la venezolana aceptó. «Lo pensé porque sería un trabajo constante, tenía que salir todos los domingos, pero acepté. Para ese momento seguía viajando por toda Venezuela y pensaba que al ser un periódico nacional, las recomendaciones no debían ser sólo de Caracas, así que le fui agregando cosas que conocía. Si conocía a una señora que hacía empanadas en una plaza en Carúpano, la ponía», dijo a PuraGuapura.

A pesar de que no tenía pensado trabajar como periodista en turismo, la vida la fue llevando. Diez años más tarde, Carlos Oteyza la llamó para comentarle sobre un programa de viajes que quería hacer Radio Caracas Televisión: ‘Bitácora’.

Bitácora y los grandes cambios

De la mano de Valentina, las joyas paradisíacas escondidas en el país salieron a la luz para que millones de venezolanos se enamoraran de su tierra en televisión nacional, gracias al exitoso programa que conducía la exploradora caraqueña: ‘Bitácora’.

Nuevos destinos, personajes y sabores llegaban a los televidentes semana tras semana. Un trabajo que empezó en 1994 y perduró 15 años. «Desde el principio quería que fuese un programa periodístico. Empecé hacer ese programa cuando tenía 40 años. Pensaba que si una señora como yo podía hacer estos viajes, cualquiera podía”, aseguró en una entrevista con PuraGuapura.

Luego de su salida del aire, nunca pensó en regresar a la televisión. Sin embargo, los planes de IVC eran otros. El canal de televisión no permitió que la exploradora se detuviera y unieron a madre e hija – Ariana Arteaga Quintero (@arianuchis)en ‘Dos de Viaje’.

El participar con su hija y mostrar al mundo que Venezuela sigue resistiendo de forma activa, fue el motor que la impulsó a aceptar el proyecto: «Me pareció increíble compartir esta experiencia con mi hija. También porque es un canal que sale en EE.UU. y ahora en toda Latinoamérica».

Ahora, la venezolana no quiere tener horarios, dejando la radio y la televisión, y haciéndese responsable de todos sus trabajos. De esta forma, le demuestra al mundo que no hay límites e inicia su camino en YouTube.

“El 28 de junio cumplo 68 y me lanzo como youtuber para decirle al mundo que Venezuela sigue viva, porque los venezolanos somos indetenibles, nos une el sentido de arraigo y construimos desde ya el país que queremos”, muestra el volante de Valen de Viaje – nombre con el que bautiza sus redes sociales -.

Te podría interesar: Valentina Quintero destaca entre las mujeres más influyentes del mundo

El amor más sincero

Un vínculo único que se nota a la distancia. Valentina Quintero es madre de Ariana: periodista, fotógrafo, viajera,  travel blogger. Con tan solo 19 años la periodista de turismo se casó pensando que estaría para toda la vida con su pareja, pero los resultados fueron otros y solo perduró el amor profundo hacia su única hija.

Aunque pudo haber tenido más hijos, Valentina quería tiempo para disfrutar de su trabajo. «Cuando tú aceptas que tu prioridad en la vida es el trabajo, ya está. Esa es. Y andas sin ninguna culpa por eso. Eso lo entendí bien jovencita. Y dije: ‘Esta es mi prioridad porque estoy haciendo lo único que quiero hacer en la vida'», aclaró a Erika De la Vega en su podcast ‘En Defensa Propia’.

En este punto, Quintero explica que el padre se puede cuestionar que pasa con el hijo, el abandono y la culpa. «Puedes tener una hija y una madre felices […], una madre frustrada con una hija dichosa o una madre dichosa con una hija frustrada. Entonces, hay una cosa como de intermedio y lo que decía siempre: ‘Si Ariana en algún momento de su vida tiene un trauma por el abandono de su madre pues irá con un psiquiatra'», siguió junto a Erika De la Vega.

En este sentido, estaba consciente de que su hija tendría toda una vida por delante para superar sus traumas, mientras que ella no al ser mayor. Al final, Ariana comprendió que para pasar mayor tiempo con su madre la mejor opción que tenía era trabajar con ella.

A Valentina le ha gustado la experiencia de trabajar con su hija y llevar su relación al público. «Como familia viajamos muchísimo y hemos trabajado juntas. Ariana sabe mucho de la naturaleza y le da muchísimo contenido al programa. Yo gozo con ella y no deja de asombrarme…», declaró a PuraGuapura.

Un agente de cambio

En noviembre de 2018, la cadena británica BBC sorprende a la humanidad con la publicación de su lista anual de 100 mujeres inspiradoras e influyentes de 2018. Con el puesto número 77, Valentina Quintero es aplaudida por los detinos a los que visita y su figura como férrea defensora ambiental.

“Valentina se ha dedicado a mostrarle a los venezolanos cada rincón de su país, escribiendo y presentando programas de televisión sobre turismo y temas ambientales”, muestra la publicación del anuncio oficial.

Así, ha mostrado su valía al país y cómo su acercamiento a la naturaleza y su belleza natural han tenido impactos positivos, como en el Amazonas: “Es un lugar maravilloso al que hemos vuelto tantas veces. El campamento Yutajé en el Amazonas es único, sólo puedes llegar en helicóptero y es la naturaleza prístina en su estado más puro, es de los poquísimos sitios en Amazonas donde queda muchísima fauna”.

En estos momentos, con la falta de petróleo en el país, la exploradora nota que se deben buscar alternativas y mejorar en el turismo: «Nunca en ningún gobierno nos hemos ocupado del turismo, y no nos hemos ocupado porque siempre hemos tenido el petróleo que es mucho más fácil de explotar y vender. Por primera vez en Venezuela, el turismo es necesario porque ya no contamos con el petróleo de la misma manera y no puede ser que la única opción sea el arco minero”. 

spot_img

Compartir

Relacionadas