Iván Dumont presenta arte en Madrid con sus «Pinturas fragmentadas»

Reciente

5 consejos de vestir para ser un papá moderno

Ser papá no es sinónimo de dejadez, es de...

¡Feliz Día! Compartimos a 5 padres venezolanos que destacan en nuestro país

Este día se celebra en Venezuela el tercer domingo...

Carlos Rivera le dedica la canción «Él» a su padre

El querido artista mexicano, estrena “Él”, una composición que...

5 lugares increíbles para comer y celebrar a papá en su día

Papá todo se lo merece, y es por eso...

Kate Middleton comparte mensaje en medio de su tratamiento contra el cáncer (+5 highlights del mismo)

Kate Middleton, princesa de Gales, se ha pronunciado por...

¡Naturaleza! Giovanni Scutaro y Luis Jiménez brindan un viaje del arte minimalista de la moda

Primavera-Verano 2024 de la mano del diseñador ítalo-venezolano Giovanni...

Cotton On inaugura su primera tienda en Venezuela 

Cotton On, la reconocida marca australiana fundada en 1988,...

Los 5 papás más guapos de Hollywood

Además de ser talentosos y estrellas de Hollywood son...
El fotógrafo venezolano, Iván Dumont explora una nueva faceta en la pintura, con una muestra artística en España. Un trabajo profundo compuesto por retratos con un alto nivel emocional, que lleva por título “Pinturas fragmentadas”, exposición presente en la Santana Art Gallery de Madrid
Iván Dumont está radicado en España y siempre se ha destacado por su trabajo en la fotografía de moda y personalidades del entretenimiento, por más de tres décadas, esta etapa de exploración a través de la pintura, demuestra una vez más, su arte y creatividad para plasmar la profundidad de las personas.
“Pinturas fragmentadas” es la exposición que inauguró en Madrid, cuenta con la curaduría de Mariano Bettosini Déniz y que el artista  reconoce como “íntima, emocional y profundamente expresiva”, comenzó en 2021, durante la pandemia, como una búsqueda personal y exploratoria de sus emociones más internas.

Una muestra que a veces puede reconocerse a sí mismo, pero también a quienes habitan su entorno. Seres cuya dimensión humana fracturada, quebrada, o simplemente rota, se fracciona para luego recomponerse en un nuevo individuo, que aparece rasgando la superficie del papel como medio de supervivencia.

Desde lo más profundo de Iván

Iván en esta exposición se pasea por el dolor, la soledad, el amor, el desarraigo, el exilio, el abandono, la ira, y el miedo, entre otras emociones humanas. Las de Dumont no son pinceladas, son cicatrices que dibujan rostros que hablan, observan, se rompen y recomponen, pero que, aún así, jamás volverán a ser los mismos.

En el trabajo de Dumont no existe la preocupación por la forma, pero sí por el fondo. Es un canto de libertad. El desafío de las proporciones queda en un plano irrelevante. Parece interesarle más bien el arrebato, la imperfección, la ironía, la expresividad de un manotazo, de la pincelada oportuna, del alumbramiento inconsciente que va desde la oscuridad hasta la explosión del color. La vibración que produce el color gracias a la contundencia del acrílico, puede verse en ocasiones intervenida por creyones de cera, pasteles y grafito.

El trabajo de Dumont es un grito desde el inconsciente, una terapia -si se quiere- pictórica, que da como resultado un acercamiento a los sentimientos más primitivos y una respuesta impresa de las verdades que componen la esencia humana y estética del artista.

spot_img

Compartir

Relacionadas