¿Quién fue Oppenheimer? Te contamos todo del hombre que inspiró el biopic más esperado del año

Reciente

¡Diseño Nacional! Luis Bisanti hace que la moda y la elegancia tengan un toque divertido

El diseñador venezolano Luis Bisanti, es un talento destacado...

¡De lujo! Plácido Domingo regresa a Venezuela y cantará con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar

El tenor español Plácido Domingo, regresa con su "Tour...

El Urológico de San Román se moderniza para reforzar la salud cardiovascular

Para seguir con su misión de ofrecer una medicina...

Zuvid: alta cocina que se hace al vacío (+5 platos que debes probar)

Una propuesta gastronómica en la ciudad llega para ofrecer...

Analia Esaa celebra «Un nuevo comienzo» en la cima del cielo de Caracas

La artista plástica Analia Esaa, presentó su colección "Un...

5 películas imprescindibles de Pedro Almodóvar

Este 25 de septiembre el director manchego celebró su...

Dior se aparta de los tonos neutros y apuesta al color

Uno de los desfiles más esperados de la Semana...

¡Tecnología! La apuesta de Movistar que impulsa las telecomunicaciones y el entretenimiento

Entre "Conectados con" y la Feria Internacional de Telecomunicaciones...

Conocido como el padre de la bomba atómica, Robert Oppenheimer, fue un científico que cambió el rumbo de la humanidad con su invento. Este viernes llega a la salas de cine la película sobre un periodo de su vida, de Christopher Nolan, y protagonizada por Cillian Murphy, Matt Damon, Robert Downey Jr. y Emily Blunt. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber del hombre que se definió a sí mismo y con pesar como «el destructor de mundos».

Un niño diferente

Robert Oppenheimer nació en la ciudad de Nueva York en 1904. Era hijo de inmigrantes judíos alemanes de primera generación que se habían enriquecido gracias al comercio textil. Fue un niño con privilegios, su casa en el Upper West Side en Manhattan contaba con tres sirvientas, un chofer y obras de arte europeas. Sin embargo, a pesar de este entorno, quienes lo conocieron de niño aseguran que era muy tímido, penoso, generoso, pero sobre todo sumamente inteligente.

A los 9 años leía latín, griego y estaba obsesionado con los minerales; no participaba en ningún deporte y hasta los otros niños se burlaban de él, pero sus padres siempre lo apoyaron y estaban convencidos de su genialidad.

Un hombre inestable

Cuando se fue a estudiar química a Harvard la pasó muy mal. Incluso hay cartas en las que revela pensamientos suicidas por no estar a gusto con lo que estaba haciendo en la universidad. Estos mismos problemas continuaron con sus estudios de post grado en Cambridge. Su plaza estaba amenazada y le insistieron que viera a un psiquiatra so pena de expulsarlo de la universidad debido a su alarmante comportamiento.

La física lo salvó

En 1926 conoció al director del Instituto de Física Teórica de la Universidad de Göttingen, en Alemania, quien rápidamente se convenció del talento de Oppenheimer como teórico y lo invitó a estudiar allí. Hizo su doctorado y conoció a científicos que se convirtieron en amigos para toda la vida. Había periodos en los que sufría depresión y llegó a decir que necesitaba más a la física que a los amigos.

Camino a la bomba

Fue uno de los científicos designados para comenzar a investigar el potencial de las armas nucleares. A esta investigación se le llamó «El proyecto Manhattan». Mientras desarrollaba la bomba Oppenheimer tuvo conflictos éticos, pero los calmaba diciendo que él no era responsable sobre cómo se iba a usar esta arma. Se estableció en Los Álamos y como director del proyecto se llevó a un grupo de científicos para desarrollar este instrumento. El trabajo colectivo de los científicos en Los Álamos tuvo su primer éxito en la primera explosión nuclear cerca del pueblo de Alamogordo (Nuevo México) el día 16 de julio de 1945. A la prueba Oppenheimer le nombró Trinity (Trinidad);

últimos años

Fumador empedernido desde la adolescencia, Oppenheimer sufrió de diversas enfermedades respiratorias en su vida como tuberculosis. Murió de cáncer de garganta a la edad de 62 años. Fue incinerado y sus cenizas fueron esparcidas en las Islas Vírgenes. Dejó dos hijos Peter, quien es carpintero y tiene 82 años, y Katherine Oppenheimer, quien era traductora, se quitó la vida a los 32 años.

spot_img

Compartir

Relacionadas