¿Quién es Amanda Gorman? La poeta de 22 años que conmovió al mundo

Reciente

Avanti y Yaser Dagga formarán parte del Festival Intercolegial de Gaitas

Desde el 15 de mayo, Galería Avanti junto a...

Karina disfrutó del amor de su público y conquistó los corazones con su música

La querida artista brindó su arte en un concierto...

Bodegas Pomar presenta a sus nuevos embajadores

La cantante Karina, el especialista en vinos Carlos Torrealba...

“Fedal” de regreso gracias a Louis Vuitton

Los dos tenistas se unieron para una campaña emotiva,...

Orfebre venezolana presente en Cannes

En el Festival de Cannes el actor Nicolas Cage...

Laura Termini regresa a Venezuela con proyectos que enaltecen al talento nacional

Es actriz, animadora, actriz de doblaje, cantante y más,...

«Criaturas asombrosas» una aventura que estará en el Festival de Cine Francés en Venezuela

Drama, ciencia ficción y humor, es la esencia de...

Con el corazón inflado de orgullo y la esperanza de que el mundo pronto será mejor, Amanda Gorman fue seleccionada para recitar un poema de su autoría en la toma de posesión del presidente Joe Biden. Sus 22 años han sido extremadamente fructíferos y aquí te contamos la historia de esta talentosa joven.

Jovencita extraña, pero virtuosa

Amanda Gorman estudió sociología en Harvard y dijo que en algún momento, quisiera ser presidenta de Estados Unidos.

Creció bajo el seno de su madre y sus hermanos. Conociendo las dificultades desde muy pequeña, Amanda Gorman se crio encontrando sosiego en las artes. De joven era muy extraña, según recuerda ella. Solitaria y poco interesada en los juegos comunes: los libros y la escritura parecían ser su lugar favorito de la niñez y ahora, con 22 años lo mantiene.

Nació y se desarrolló en la ciudad de Los Ángeles. De niña, tenía dificultades al hablar por lo que la timidez la acompañaba a todos lados. Además, padece de un desorden auditivo que la abruma cuando hay ruidos muy fuertes. Pero ninguna de sus condiciones la ha frenó en su desarrollo.

Su vida estudiantil fue muy fructífera. Sus calificaciones eran muy buenas y recibió una beca para estudiar en Harvard. Se graduó en sociología y enseguida sus redes artísticas llegaron al spotlight.

Fue la primera persona en ser nombrada National Youth Poet Laureate, que es un premio que se le otorga a jóvenes que demuestren amplios talentos en las artes.

Te podría interesar: ¡Feliz día del escritor! Un top 5 de escritoras venezolanas que DEBES conocer

La musa de Jill Biden

Amanda Gorman tiene un libro publicado desde el 2015.

Si bien en su país ya Amanda Gordon era reconocida por sus méritos y por su poesía, ahora su trabajo es de fama mundial desde que leyó un poema de su autoría, en la toma de posesión de Joe Biden.

Jill Biden, la esposa del ahora presidente de Estados Unidos, conoció a Gordon en un evento que realizó en Washington y desde entonces, quería trabajar con ella. La invitó a formar parte de la historia y la joven poeta aceptó, prometiendo escribir una obra solo para la ocasión.

Todos los inconvenientes sucedidos en América a finales de diciembre y principios de enero, la dejaron sin inspiración, pero después del asalto al Capitolio, entendió justamente el mensaje que quería transmitir y escribió: “The Hill We Climb”.

Te podría interesar: ¡Una muestra de apoyo! Kamala Harris y Jill Biden envían un mensaje en los looks que lucieron en este homenaje

The Hill We Climb

En un poco menos de 5 minutos, Amanda Gorman logró conmover al mundo entero con su testimonio íntimo y reflexivo sobre el momento histórico que vive su país. Aquí tienes el poema traducido:

Señor presidente, Dr. Biden, señora vicepresidenta, señor Emhoff,

Los estadounidenses y el mundo,

Cuando llega el día nos preguntamos dónde podemos encontrar la luz en esta sombra interminable. La pérdida que cargamos asea debemos vadear. Hemos desafiado el vientre de la bestia. Hemos aprendido que la tranquilidad no siempre es paz. En las normas y nociones de lo que es justo no siempre hay justicia. Y, sin embargo, el amanecer es nuestro antes de que nos diéramos cuenta. De alguna manera lo hacemos. De alguna manera hemos resistido y hemos sido testigos de una nación que no está rota, sino simplemente inacabada. Nosotros, los sucesores de un país y una época en la que una chica negra delgaducha descendiente de esclavos y criada por una madre soltera, podemos soñar con convertirse en presidente solo para encontrarse recitando por uno.

Y sí, estamos lejos de ser pulidos, lejos de ser prístinos, pero eso no significa que estemos luchando por formar una unión que sea perfecta. Nos esforzamos por forjar nuestra unión con un propósito. Para componer un país comprometido con todas las culturas, colores, personajes y condiciones del hombre. Y entonces levantamos nuestra mirada no a lo que se interpone entre nosotros, sino a lo que está frente a nosotros. Cerramos la brecha porque sabemos que debemos poner nuestro futuro primero, primero debemos dejar a un lado nuestras diferencias. Deposamos los brazos para poder estirarnos el uno al otro. No buscamos daño para nadie y armonía para todos. Dejemos que el mundo, al menos, diga que esto es cierto. Que incluso mientras lloramos, crecimos. Que incluso mientras nos duele, lo esperábamos. Que incluso mientras estábamos cansados, lo intentamos para siempre estar unidos victoriosos. No porque nunca más volveremos a conocer la derrota, sino porque nunca más sembraremos división.

La Escritura nos dice que imaginemos que todos se sentarán debajo de su propia vid e higuera y nadie los atemorizará. Si queremos estar a la altura de su propio tiempo, entonces la victoria no estará en la espada, sino en todos los puentes que hemos construido. Esa es la promesa del claro, la colina que escalamos si nos atrevemos. Es porque ser estadounidense es más que un orgullo que heredamos. Es el pasado en el que entramos y cómo lo reparamos. Hemos visto un bosque que destrozaría nuestra nación en lugar de compartirla. Destruiría nuestro país si eso significara retrasar la democracia. Este esfuerzo estuvo a punto de tener éxito.

Pero si bien la democracia puede retrasarse periódicamente, nunca puede ser derrotada de forma permanente. En esta verdad, en esta fe en la que confiamos porque mientras tenemos los ojos puestos en el futuro, la historia tiene los ojos puestos en nosotros. Esta es la era de la redención justa. Lo temimos desde sus inicios. No nos sentíamos preparados para ser los herederos de una hora tan aterradora, pero dentro de ella, encontramos el poder de escribir un nuevo capítulo, de ofrecernos esperanza y risa, así que mientras una vez nos preguntamos, ¿cómo podríamos vencer la catástrofe? Ahora afirmamos, ¿cómo podría la catástrofe prevalecer sobre nosotros?

No regresaremos a lo que fue, sino que nos trasladaremos a lo que será un país magullado, pero íntegro, benevolente, pero audaz, feroz y libre. La intimidación no nos dará la vuelta ni nos interrumpirá porque sabemos que nuestra inacción e inercia serán la herencia de la próxima generación. Nuestros errores se convierten en sus cargas. Pero una cosa es segura, si fusionamos la misericordia con el poder y el poder con el derecho, entonces el amor se convierte en nuestro legado y cambia el derecho de nacimiento de nuestros hijos.

Así que dejemos atrás un país mejor que el que nos quedamos. Cada aliento de mi pecho martillado de bronce elevaremos este mundo herido a uno maravilloso. Nos levantaremos de las colinas del oeste cubiertas de oro. Nos levantaremos del noreste azotado por el viento donde nuestros antepasados ​​realizaron la revolución por primera vez. Saldremos de las ciudades de Lake Rim de los estados del medio oeste. Saldremos del sur tostado por el sol. Reconstruiremos, reconciliaremos y recuperaremos en cada rincón conocido de nuestra nación, en cada rincón llamado nuestro país nuestra gente diversa y hermosa emergerá maltrecha y hermosa.

Cuando llega el día, salimos de la sombra en llamas y sin miedo. El nuevo amanecer florece a medida que lo liberamos. Porque siempre hay luz. Si tan solo fuéramos lo suficientemente valientes para verlo. Si tan solo fuéramos lo suficientemente valientes para serlo.

Si quieres seguirla, haz clic aquí.

spot_img

Compartir

Relacionadas