Carmen Victoria Pérez, una cara detrás de la fama

Reciente

Conoce a Nava Mau, la actriz mexicana que se roba escenas en «Bebé Reno», en 5 datos

Bebé Reno, la serie de Netlfix que ha estado...

Avanti y Yaser Dagga formarán parte del Festival Intercolegial de Gaitas

Desde el 15 de mayo, Galería Avanti junto a...

Karina disfrutó del amor de su público y conquistó los corazones con su música

La querida artista brindó su arte en un concierto...

Bodegas Pomar presenta a sus nuevos embajadores

La cantante Karina, el especialista en vinos Carlos Torrealba...

“Fedal” de regreso gracias a Louis Vuitton

Los dos tenistas se unieron para una campaña emotiva,...

Orfebre venezolana presente en Cannes

En el Festival de Cannes el actor Nicolas Cage...

Laura Termini regresa a Venezuela con proyectos que enaltecen al talento nacional

Es actriz, animadora, actriz de doblaje, cantante y más,...

Muchos la conocieron como «la dama de la televisión», «la flaca», la mujer que representó una época dorada de la pantalla pícola venezolana, una verdadera figura que marcó la historia del país; pero, ¿Qué hubo detrás de toda esa fama y de esa voz ronca tan característica que la hizo sobresalir? No hablamos de otra persona, sino de la gran Carmen Victoria Pérez. Y, luego de casi dos meses de su partida, hicimos un breve recuento de su vida, detalles y algunos datos interesantes que muy pocos conocen, todo a través de los ojos y las voces de dos personas que pudieron no solo entrevistarla, sino de conocerla más allá de lo que demostró frente al público.

Por supuesto, la muerte de Carmen Victoria Pérez supuso un gran dolor no solo para el medio artístico, sino para el público en general que creció y se desarrolló viendo y escuchando esa voz ronca tan particular que la hizo sobresalir en el mundo de la animación durante mucho tiempo tras ser una de las mejores animadoras del certamen de belleza más importante del país, algo que quedará para el recuerdo de muchas personas. Por ello, y para conocer más a detalle de lo que fue su carrera, pudimos hablar con dos grandes periodistas del espectáculo venezolano que la conocieron y pudieron entrevistarla, ellos son: William Guzmán y Orlando Suárez. 

Te puede interesar: El grandeliga José Altuve, vela por el bienestar de los niños venezolanos de la mano de Empresas Polar
Y es que, según Guzmán, ella logró obtener ese título porque «marcó pauta imponiendo un estilo, pues no ha habido una voz tan impresionante y tan interesante como la de ella, le proporcionaba esperanza al público… algo que, en la actualidad, es difícil conseguirlo».

En primera instancia, el actual periodista de la sección de farándula del diario Meridiano explicó que nunca le vio intenciones a Carmen Victoria de pertenecer al mundo del espectáculo. Sin embargo, «ella compitió en un concurso llamado ‘Señorita secretaria, un certamen que ganó. Siempre sintió pasión por la locución, se dedicó a la actuación, pero no sentía que ese fuese su mundo, por lo que prefirió dejarlo». Por lo tanto, Guzmán recalcó que ella no quería ser famosa, sino drenar ese talento que tenía.

Por su lado, Orlando exclamó que Carmen Victoria Pérez fue «la gran locutora o primera figura femenina en la animación venezolana, sin dejar a un lado otras grandes figuras que la precedieron. Sin duda alguna, fue una fuerte representación de la etapa esplendorosa de la televisión en un momento de madurez, de la bonanza del país, de grandes producciones, elementos que se le asocian a ella».

A su vez, William exaltó que la locutora no comenzó en el Miss Venezuela en el año 1980, sino que antes ya había tenido varias participaciones como la animadora oficial del certamen de belleza en los años: 1964, 1971 y 1970, para luego tener un desarrollo consecutivo desde 1980 al 1989, diez años consecutivos que la catapultaron como «la dama de la televisión».

De igual forma, el periodista apuntó que este éxito lo logró también gracias al glamour que la caracterizaba, un elemento que le dio un perfil completo e inigualable, pues «luego de que piso el concurso, su brillo difícilmente lo pudieron superar Bárbara Palacios o Maite Delgado«.  Asimismo, el reconocido comunicador social explicó que «la flaca» mantuvo una premisa muy importante durante toda su carrera, la cual era «una cosa es llegar al medio artístico, y otra cosa es mantenerse».

Por otro lado, William indicó que, hasta ahora, nadie ha despertado un interés tan grande como ella lo hacia al bajar las escaleras del escenario del mentado concurso de belleza, pues el público estaba a la expectativa del traje que iba a utilizar, un elemento que la hizo destacar. «Fue la gran musa de Guy Meliet, con quien tuvo una relación amo-odio. Pues, aunque la gente no lo crea no fueron tan cordiales a nivel profesional… tenían muchas diferencias de ideas, y ambos querían que se hiciera respetar su decisión, pero al final de todo había un consenso. Sin embargo, en el plano personal fueron grandes amigos». Y, justamente, aquella característica de distinción, elegancia y esa actitud que la identificó, fue algo que nadie pudo emular.

Mientras tanto, Orlando señaló que su vestimenta fue «una jugada de inteligencia, pues en esos momento en el que salía al escenario, los picos de audiencia en la transmisión eran altísimos. Tanto ella como Guy Meliet entendieron que el certamen era un show y había que vestirse para ello».

Su retiro del Miss Venezuela fue algo que causó gran impacto, pues fueron varios años animando el templete más importante del país, pero que según Suárez lo hizo por un bien mayor: «ella se percató en su razonamiento que había que abrirle paso a la nueva generación, porque decía que había un momento en el que estar tanto tiempo en la pantalla podría ser perjudicial, y pensó que era mejor retirarse en el tope de su popularidad en vez de llegar a la decadencia».

Entre tantos buenos recuerdos, Guzmán relató uno muy particular y es que, en algún momento del Miss Venezuela, Camen Victoria pretendió cantar por lo que le propuso la idea a Joaquín Riviera, uno de los grandes productores de este certamen y otros eventos, y quien le negó tal petición. «Pero, como ella era tan irreverente, manteniendo el siempre el respeto, la animadora le llegó a decir ‘tú eres el director, y yo soy Carmen Victoria Pérez’ y, por supuesto, ante tal sentencia, al ejecutivo no le dio más opción sino que dejarla hacer lo que quisiera dentro de sus límites». No obstante, el periodista comentó que en una de las ediciones del certamen ella no sabía ni dar un paso, pero lo hizo tan perfecto que sorprendió a más de uno, incluyendo a Joaquín.

Sin embargo, la criolla mantuvo una distancia entre la prensa y lo que guardaba en su vida personal, sin dejar nada al ojo de la crítica.

En otro orden de ideas, el venezolano resaltó que Carmen Victoria Pérez fue una persona que siempre impuso un límite entre lo que mostraba a la opinión pública, y lo que fue su vida privada, por lo que para él fue un honor ser parte de su lista de amigos, algo que logró sin esperarselo y en un momento muy particular. Desde una de las ediciones del Miss Venezuela, se creó un lazo de amistad entre ambos, una relación que se distanció con el tiempo por sus carreras, pero que el cariño y el respeto siempre estuvieron presentes.

Y es que, Guzmán explicó que la reconocida figura de la animación fue una persona que trascendía con su personalidad, por su excelente gusto al vestir y su esencia tan particular: «A ella le gustaba el buen vino, le encantaba viajar a Nueva York, Suiza, París y otros lados. Pero, ella siempre decía que su espíritu era parisino, por ello le gustaba viajar para allá cada tanto y, precisamente, este elemento glamuroso y elegante es algo que no se puede disimular, sino se nace con ello».

Como otro dato curioso, y gracias a su relación amistosa, William pudo compartir distintos momentos junto a la locutora, con quien siempre disfrutó de «buenas tertulias, en donde los temas principales siempre eran de las joyas y de la ropa, pues aunque ella cargara algo simple puestos aunado a los lentes oscuros, tenía una luz que era imposible que nadie volteara a verla». De tal forma, el periodista aseguró que la muerte de Carmen Victoria representa un gran vacío en el mundo del entretenimiento, pues tanto su voz como su figura será imposible borrar de la mente de los venezolanos, debido a que ella logró penetrar en las clases sociales.

Suárez expresó que algo que la hizo destacar dentro de este medio fue su voz que, para la época, era una característica importante: «Además, tenía una elegancia nata que sin importar lo que usara lo sabía llevar, se preocupaba por hacer las cosas bien, se prepara y tenía compromiso». De igual forma, el periodista de Sábado en la noche apuntó que a «la flaca» se le vincula con la llegada de la televisión a color al país, a la proyección que tuvo Venezuela y de los grandes triunfos de algunas reinas en el ámbito internacional.

Posterior a su paso por el Miss Venezuela a finales de los 80, el periodista indicó que ella junto a Orlando Urdaneta hicieron un programa en Venevisión llamado D’ Noches, un show totalmente en vivo y que se transmitía de noche, en el que los animadores iban tres veces por semana, intercambiándose los días.

Luego de ello, Suárez aseguró que la gran figura se alejó del medio artístico y se sumergió en su rol como empresaria, tras fundar un Spa en la Colonia Tovar llamado «Renacer», pues «necesitaba desconectarse y descansar».

Después de ello, regresa al ojo de la opinión pública con el programa Ven a mi mesa en Canal i. Poco a poco, fue introduciéndose de nuevo al mundo artístico, pues según el periodista, «le fastidiaba estar todos los días maquillada, peinada y demás, por lo que se tomó con calma, regresando con cosas puntuales». Asimismo, Orlando recordó que su vuelta más sonada en la animación fue con su participación en el concurso Nuestra Belleza Venezuela, el cual condujo durante tres años consecutivos.

Te puede interesar: Peter Lindbergh, el defensor de la belleza natural falleció a sus 74 años

Finalmente, para Orlando su muerte significa algo dual, pues «es la desaparición física de una referencia definitiva en en el campo de la animación femenina, pero al mismo tiempo, esa referencia es tan sólida que ni su fallecimiento puede borrar la huella invaluable que dejó… todo lo que hizo está presente». Además, el periodista resaltó que es un compromiso que siga vivo ese legado para que sea una referencia, así como será imposible borrar la huella que dejó dentro de la historia de una época bonita de aquella Venezuela que todos añoran y, en definitiva, «su nombre está inscrito en la historia de la televisión venezolana».

spot_img

Compartir

Relacionadas