¡Que viva el arte! Las 10 pinturas más increíbles del MoMa de Nueva York

Reciente

La Casa Bistró tiene nuevo festival: «Dos cocineros con hambre»

El comedor de La Casa Bistró huele a plan...

Cara a cara: Luke Newton

Texto: Verónica Egañez Es el tercer hijo varón de los...

Camila tiene el «Corazón en Coma» con Eden Muñoz

Los integrantes de la agrupación mexicana Camila, Mario Domm,...

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Lo más maravilloso de un museo, es que te permite recorrer mil y un mundos distintos solo viendo una pintura. El MoMa tiene una de las colecciones más importantes y emblemáticas del arte moderno. Con una curaduría impecable, le ofrece al público cientos de viajes diferentes gracias a todos los pintores que resguarda. ¿Cuáles son las 10 imperdibles? Aquí te contamos todo.

La noche estrelladA de Vincent van Gogh

La pintura fue realizada bajo intensos episodios depresivos de Vincent van Gogh, todo salió de su imaginación, puesto que la ventana del lugar donde lo pintó, no tenía esa vista. .

Es la pintura más famosa del neerlandés Vincent van Gogh, pero para él fue un “completo fracaso”, no le gustó el resultado. La pintó estando en el sanatorio de Saint- Rémy de Provence, mientras se encontraba en recuperación de una de sus crisis nerviosas. La gran luna que se ve en la pintura, es en realidad el planeta Venus. 13 meses después, el pintor falleció.

Persistencia de la memoria por Salvador Dalí

Es una de las pinturas más reconocidas del famoso padre del surrealismo, sobre todo por sus famosos relojes derretidos.

Salvador Dalí es conocido por sus bigotes puntiagudos, su personalidad extravagante y por encima de todo: sus relojes derretidos. En La persistencia de la memoria, el mismo artista aseguró que se inspiró en la forma en la que se derrite el queso camembert para poder pintar los famosos relojes.

Los amantes de René Magritte

Los pañuelos formaban parte fundamental de los motivos de Magritte.

La historia del uso de los pañuelos en la pintura de Magritte, esconde un triste trauma de su infancia. Su madre se suicidó cuando él tenía 14 años. Regina Magritte tenía numerosos problemas psicológicos, sufría de ansiedad y depresión constantemente. Decidió quitarse la vida lanzándose al río, murió ahogada y René vio como sacaban el cuerpo inerte de su madre con un pañuelo cubriéndole la cabeza (referencia que aparece constantemente en sus cuadros.).

Las señoritas de Avignon de Pablo Picasso

Es el desnudo más famoso de Picasso, quien no solía pintar figuras desnudas.

El cuadro representó el inicio de una de las etapas más resaltantes del pintor español. El famoso periodo africano resultó clave para desarrollar su visión como pintor cubista. Picasso rompe completamente con el realismo y se sumerge de lleno en lo que sería su nueva identidad, si bien al principio la obra causó revuelo, se ha convertido en una de las más admiradas del español. No salió a la luz pública sino 19 años después de su culminación.  

Uno de Jackson Pollock

El pintor solía utilizar cualquier cosa para lanzar los pigmentos sobre los lienzos, desde cuchillos, zapatos e incluso pedazos de comida.

Jackson Pollock es quizás el pintor abstracto más conocido de Estados Unidos. Su visión única sobre el arte como objeto y no como mecanismo de expresión, lo transformaron en un blanco de críticas. Utilizaba sus lienzos en el piso para poder abordarlos desde todas las perspectivas posibles. Un dato curioso sobre su trabajo, es que no le daba títulos a las pinturas, únicamente les asignaba números, explicó que: “Los números son neutrales, lo que forzará a las personas a ver a la pintura por lo que es, pura pintura.”

Autorretrato con el cabello corto, por Frida Kahlo

Frida Kahlo sufría de depresión y solo la pintura parecía calmar sus demonios. Diego Rivera, el amor de su vida solía ser parte de su inspiración.

Kahlo en esta visión desechó sus flores coloridas y adoptó una visión mucho más neutral de la vida. El cuadro tiene en la parte de arriba una frase de una canción mexicana que cita: “Mira, si te amaba era por tu cabello. Ahora que no tienes cabello, ya no te amo”. La hizo justo después de divorciarse de Diego Rivera, pero lo más curioso es que se retrató utilizando su ropa. ¿Será una especie de despedida?

Casa junto a la vía de Edward Hopper

Hopper fue conocido por la sobriedad de sus pinturas y por la iluminación que le daba a las estructuras.

Edward Hopper tenía como pasatiempo visitar cafés para pintar los edificios de los alrededores. Al principio sus pinturas eran muy oscuras pues solo visitaba el centro de la ciudad, cuando se atrevió a salir de la cotidianidad comenzó a tener más colores y diversidad. Esta fue una de las primeras obras que compró el MoMa cuando se inauguró.

El bañador por Paúl Cézanne

Cézanne fue uno de los impresionistas más destacados de todos los tiempos.

Paúl Cézanne fue uno de los artistas más incomprendidos de todos los tiempos, trabajó en gran soledad. No confiaba en los críticos ni buscaba la aprobación de los expertos al momento de pintar. Se guio bajo las conductas del impresionismo pero con un análisis propio del cuerpo humano; separándolo por figuras geométricas. Los desnudos en playas y piscinas eran su tópico favorito. “Todo en la naturaleza se modela según la esfera, el cono, el cilindro. Hay que aprender a pintar sobre la base de estas figuras simples; después se podrá hacer todo lo que se quiera”, confesó en, 1904.

Marilyn Monroe por Andy Warhol

Es quizás, el retrato más conocido de Marilyn Monroe.

Andy Warhol es sin duda alguna el padre del arte moderno estadounidense, con su visión extravagante de la realidad utilizó su arte para inmortalizar grandes figuras como Marilyn Monroe -su retrato más famoso- y para hacer profundas críticas sociales al capitalismo y el consumismo -con las famosas latas de sopa Campbell-.

El mundo de Christina por Andrew Whyeth

Wyeth es uno de los pintores realistas más resaltantes de Estados Unidos.

Es una de las obras más buscadas de todo el MoMa, la perspectiva que utilizó Wyeth resulta hipnotizante para el espectador, además de que la vida del pintor es tan misteriosa que invita a imaginar todo tipo de historias alrededor de su visión. ¿Qué haría una mujer acostada sola en el pasto? ¿Por qué su cuerpo está dirigido hacia la casa? ¿Por qué la casa está tan lejos? ¿Estará herida? Una buena obra de arte es la que te hace hacerte mil y un preguntas alrededor de sus planteamientos.

spot_img

Compartir

Relacionadas