¡Talento venezolano! ¿Quieres ser tripulante de cabina? Leo Capriles te explica cómo lograrlo en YouTube

Reciente

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Te contamos 5 cosas que no sabías de Nicola Coughlan ¡La actriz que deslumbra en Bridgerton!

Desde la primera temporada de "Bridgerton", Lady Penélope, el...

5 cosas que debes saber de Bridgerton 3 (sin spoilers)

Ya se estrenó la tercera temporada de Bridgerton y,...

Lidotel celebra buenas noticias en lo que va de 2024

Lidotel, la cadena hotelera más reconocida e importante de Venezuela,...

Una vida llena de cambios constantes, usos horarios diferentes, destinos de ensueño y una buena vibra para afrontar los retos de ser tripulante de cabina (TCP). Así describe la profesión Leo Capriles, un venezolano que conoce de cerca el oficio, hoy en día se adapta y viaja por el mundo disfrutando de su amor por la creación de contenido en su canal de Youtube. Conversamos con él y conocimos las maravillas de su carrera y lo apasionado que es de la vida.

Un estilo de vida

Leo Capriles vistiendo su uniforme de Qatar Airways y disfrutando de las vistas de Qatar

Una publicidad de la compañía Avianca en una revista en Ecuador despertó una chispa en su interior y cambió el rumbo de su vida. «Buscaban tripulantes para su base en Quito, así que investigué. Al leer los requisitos pensé que los cumplía casi todos porque no tenía experiencia en el campo y en esa época mi inglés era muy básico, pero igual me sentí valiente y decidí presentarme en la convocatoria», comentó Leo Capriles.

De esta manera, pasó a enfrentarse a un día abrumador en el que se postuló junto a más de 1500 candidatos. Poco a poco las personas pasaban por filtros y Leo se sentía más seguro con su avance en cada etapa. «Habían visto algo en mí que se adaptaba a lo que buscaban. Al final me contrataron y entré al curso. Fue así como empezó mi experiencia con la profesión», dijo.

Así, ser TCP se convirtió en un estilo de vida más que una profesión. Pasó de esta aerolínea a presentarse en convocatorias europeas – Iberia Express y EasyJet -, así como las grandes del Medio Oriente – Emirates, Etihad y Qatar -, consiguiendo las ofertas de trabajo y decidiendo entrar en la galardonada como la mejor del mundo: Qatar Airways.

Leo explica que en el avión los trabajadores se enfrentan a cualquier tipo de situaciones difíciles de imaginar en otros ambientes laborales: «Te das cuenta que hay que tenerle mucho cariño al trabajo y debes tener capacidad de adaptarte rápido al cambio. Creo que es totalmente vocacional».

Una profesión de muchos colores

Tan maravillosa como retadora es la labor que hacen los tripulantes de cabina. Al venezolano lo que más le llena de su trabajo es contar con compañeros de todas partes del mundo, ya que se nutre de la experiencia, la cultura y la manera de enfrentar la vida de sus compañeros.

Por su parte, a Leo Capriles también le encanta compartir con los pasajeros: «Por lo general son muy agradecidos. Varias veces me tocó recibir algún detalle o algún gesto de cariño de algún pasajero».

En una oportunidad al venezolano lo esperó fuera del aeropuerto un grupo familiar de Filipinas para tomarse una foto con él y regalarle un detalle que le compraron en el duty free. «No sabía cómo reaccionar, esos gestos te hacen los días«, aseguró.

A pesar de los momentos buenos, los tripulantes de cabina también se enfrentan a retos importantes en su día a día. Para Capriles lo más complejo son los cambios en los horarios y estar atento a los procedimientos de seguridad aunque el cansancio exista. «Sin importar el cansancio debes estar de buen humor y recibir con una sonrisa a los pasajeros», agregó.

Ritual antes de volar

Los nervios antes de abordar un avión son comunes. Por eso, muchas personas realizan rituales para evitar la mala suerte y llegar al destino, pero… ¿Los tripulantes de cabina también lo hacen? Conversando con Leo nos enteramos que él al ser católico le agradece a Dios por permitirle volar una vez más.

«Siempre le pido a Dios y a la Virgencita que nos lleve a todos con bien, y a mi ángel de la guarda que nos acompañe», explica.

¡Ayudar, apoyar y motivar a muchos!

Al ir a su primera entrevista para ser tripulante de cabina, Capriles investigó mucho sobre la profesión en YouTube. Aunque consiguió material, nunca se sintió identificado con los creadores de contenido de esta área porque se enfocaban en los aspectos negativos e inalcanzables, generando que se sintiera desmotivado e inseguro.

Una vez cumplió sus objetivos, el venezolano entendió las claves para ingresar en estas compañías y decidió compartir sus conocimientos con otros: «Me sentí motivado a subir el contenido que a mí me hubiera gustado ver en mi época. Material conciso y enfocado en lo positivo, que te dé las herramientas básicas para entrar en una aerolínea».

Así ha llegado a inspirar a muchos y ha buscado personalizar su apoyo. «Desde el año pasado empecé a trabajar con coaching personalizado online, donde me enfoco en resaltar lo mejor de la personalidad del aspirante y pulir sus puntos débiles. Además, intento darles las herramientas para enfrentarse con confianza a la entrevista final para pasarla con éxito».

Esta ha sido una experiencia retadora y enriquecedora para Leo, puesto que ayuda a jóvenes a superar sus inseguridades y a potenciar sus cualidades para abrirse paso no solo en los aires, sino en cualquier área laboral en la que quieran desempeñarse.

Te podría interesar: ¡Talento Venezolano! Analy Trejo: “Construimos un lugar para soportar el peso del mundo”

¿A dónde viajamos?

Además de ayudar a sus seguidores a ingresar en la profesión, Leo permite que conozcan los mejores lugares que visitar a los destinos que viaja. Este es uno de los contenidos que más disfruta hacer, aunque es difícil seleccionar a dónde ir entre tantas opciones.

«Decido enfocándome en ir a los lugares que como turista no te puedes perder y en ese lugar siempre los llevo a algún sitio curioso para comer o alguna actividad que no sea tan típica. También les doy alguna opción de hospedaje que sea como quien dice ‘buena, bonita y barata’ – en la medida de lo posible -«, declara feliz.

Con este tipo de contenido le gustaría llegar a más personas que aman los viajes como él o que quieren conocer un poco más sobre el destino que van a visitar dentro de poco.

Además, el trabajo está siendo bien recibido. Hace poco una española le envió por Instagram la foto en la que estaba visitando un restaurante de hamburguesas en Nueva York que había recomendado en uno de sus videos.

«Eso me llenó de alegría. Imaginar que mi contenido le sea útil a alguien y que le ayude a simplificar qué visitar en algún destino me motiva un montón, así que espero continuar subiendo este tipo de videos y poco a poco ganar un pequeño espacio en este nicho tan popular y tan competido».

Anécdotas divertidas por los aires

Leo en New York y Dubai.

En un viaje de muchas horas con tantos pasajeros hay muchas probabilidades de vivir momentos inusuales que nunca se borran de la mente. Una de las anécdotas más graciosas que ha vivido Leo Capriles en un avión fue en un vuelo a París en el que a su dueña se le escapó el perro para perseguir a otro perrito que llevaba un pasajero de compañía.

«Me quedé inmóvil de la risa en el pasillo, mientras escuchaba el alboroto y veía a tanta gente corriendo y gritando detrás de los perros. No pasó a mayores gracias a un compañero que los logró atrapar», aclaró.

Por su parte, hay otras experiencias no tan graciosas en las que debe cumplir con su labor. En un vuelo a Omán con mucha turbulencia, un joven musulmán quiso rezar en los pasillos. «Ellos se hincan en el suelo y por su seguridad es prohibido. Nos costó un montón hacerlo entrar en razón», expresó.

El destino soñado para Leo

En Lisboa deleitándose con los paisajes

Al ser tripulante de cabina el cansancio forma parte del día a día, pero el arribo al destino es una de las mejores sensaciones para los trabajadores. Para Leo Capriles el mejor lugar para aterrizar luego de un largo vuelo es en un destino paradisíaco, siendo Maputo – capital de Mozambique en África oriental – uno de los lugares ideales.

«Un buen libro, una buena comida y la playa son el ejemplo de paraíso en la tierra», afirma sonriente. Pero, ¿cuál sería el lugar perfecto para visitar como turista? Sin dudarlo, Leo nos asegura que su cuidad favorita es Lisboa en Portugal.

«Es tranquila, tiene sus calles, sus azulejos, las casitas, la comida increíblemente buena y su vino verde que uf. He tenido la suerte de ir varias veces y que ganas tengo de regresar«, dice enamorado de la capital portuguesa.

Las maravillas de viajar

Leo relajándose en su último viaje por Singapur

Tomar una maleta y salir de viaje es un pensamiento que alegra el día de Leo. El amor por los viajes lo lleva en la sangre. Su abuela siempre ha sido fanática de viajar y conoció muchos destinos, por lo que siempre la tiene como referencia.

Ante tantas opciones para hacer al viajar, lo que Leo Capriles más disfruta es conocer y aprender en el proceso: «Más allá del turismo, viajar me permite tener conciencia de la diversidad cultural y respetar sus diferencias. Muchas veces me ayuda a pisar tierra y agradecer lo que tengo, y muchas otras a soñar con alcanzar nuevas metas».

Uno de los últimos viajes que realizó fue a Singapur. Este era uno de sus destinos soñados: «Ver una ciudad tan pulcra, con tanta tecnología y tan organizada era algo necesitaba ver, como el buen latino nacido en un pueblito pequeño que soy».

Ahora, el venezolano sueña con descubrir Islandia. «Estar en una cabaña inmóvil del frío con un chocolate muy caliente en las manos y poder ver las auroras boreales, ¡buah! Ese sí que es todo un sueño para mí», manifestó. 

Atreverse

Leo considera que cualquier lugar es perfecto para ser conocido, por más pequeño o cercano que sea. «A veces pensamos que para conocer e ir los lugares más bonitos tenemos que viajar muy muy lejos y creo que eso no es cierto», afirma.

En 2017, Capriles tuvo la oportunidad de conocer las playas de Hawái. Aunque las amó, siempre estaban llenas de turistas y algunos de los servicios eran elevados, además de las horas de traslado.

«2 años después fue mi primera vez en las playas de Aragua en Venezuela. A solo 2 horas de donde vivía y, para mi sorpresa, nos conseguimos con un verde increíble, un agua calientica, esa arena dorada y un pescado frito con unos patacones que ufff…¡Todo un paraíso! Moraleja de la historia: si quieres viajar ve paso a paso. Ahorra, planifícate y empieza con lo que te sea más fácil, ya luego te sentirás más confiado y te irás abriendo camino. Hoy tu ciudad, mañana algún rincón en tu país y luego el resto del mundo«, garantiza.

spot_img

Compartir

Relacionadas