¡Talento venezolano! La historia de la Drag Queen venezolana que cantó con Mon Laferte en el Teatro Teresa Carreño

Reciente

5 consejos de vestir para ser un papá moderno

Ser papá no es sinónimo de dejadez, es de...

¡Feliz Día! Compartimos a 5 padres venezolanos que destacan en nuestro país

Este día se celebra en Venezuela el tercer domingo...

Carlos Rivera le dedica la canción «Él» a su padre

El querido artista mexicano, estrena “Él”, una composición que...

5 lugares increíbles para comer y celebrar a papá en su día

Papá todo se lo merece, y es por eso...

Kate Middleton comparte mensaje en medio de su tratamiento contra el cáncer (+5 highlights del mismo)

Kate Middleton, princesa de Gales, se ha pronunciado por...

¡Naturaleza! Giovanni Scutaro y Luis Jiménez brindan un viaje del arte minimalista de la moda

Primavera-Verano 2024 de la mano del diseñador ítalo-venezolano Giovanni...

Cotton On inaugura su primera tienda en Venezuela 

Cotton On, la reconocida marca australiana fundada en 1988,...

Los 5 papás más guapos de Hollywood

Además de ser talentosos y estrellas de Hollywood son...

Con una peluca de 85 cm y tacones de 16 cm, Rusalka Staccato, una drag queen venezolana cumplió el mayor sueño de su vida cuando la cantante chilena, Mon Laferte, la subió al escenario en su concierto en Caracas. Aquí te contamos todos los detalles.

Una drag queen venezolana

Alexander Bane maquillándose, retratado por @YrleanaGomezO.

Rusalka Staccato, es un nombre compuesto: Rusalka significa sirena en ruso y Staccato es una acentuación vocal que se utiliza en canto lírico. Todo este personaje fue creado por Alexander Bane, un venezolano que nació en Maracay y se crio en el seno de un pueblo muy tradicional: “Empecé a interesarme por el maquillaje en el 2018, no vi clases en el primer momento. Mi interés era apuntarle al drag y hacer drag, pero hacer drag no es un proceso inmediato ni rápido”, cuenta Bane.

Alexander utiliza pronombres masculinos (y neutros, él/elle), el femenino únicamente aplica cuando se viste como Rusalka. Tras años de conceptualizar su personaje y estudiarlo a fondo, se había atrevido más de una vez a sacarla a la calle, pero jamás había hecho una presentación drag, hasta que Mon LaFerte, la montó en el escenario de la sala Ríos Reyna.

Cuando yo supe que Mon Laferte venía a Venezuela y se iba a presentar en el Teresa Carreño, sabía que tenía que ir, no era opcional. El Teresa Carreño es muy importante para mí, he sido muy feliz en sus salas. Ahorré el dinero por varias semanas y logré comprar mi entrada”, comenta.

Además de ser una de sus cantantes favoritas, por sus variados talentos musicales, Laferte es parte de las inspiraciones de su look de Drag Queen: “Su estética, su estilo, sus labios rojos, el delineado dramático, es parte de lo que yo hago en drag. Ella está muy inspirada en el estilo bolero, en las cumbias, teatro musical y ópera”, explica Alexander.

Para él, Rusalka, su personaje, le permite experimentar nuevas formas de ver el mundo y sobre todo, lograr sueños que jamás imaginó posibles: “Ella es ilusa, sencilla, e inocente, muchas cosas que yo no soy, me permite conocer ese lado de mí que no vivo en el día a día”, y así, le alcanzó el sueño de hacer su primer show drag.

La preparación del look

Crear una presentación drag no es soplar y hacer botella. Todos los detalles están cuidadosamente estudiados y requieren meses de preparación. Alexander Bane no llegó al Teatro Teresa Carreño con la visión de que se montaría en el escenario, pero si con la meta de que la cantante viera que su look estaba inspirado en ella.

Estuve aproximadamente un mes preparando todo el look. Compré una peluca nueva para el evento, me regalaron el vestido y el chal que utilicé y el look fue tomando vida propia. Hice pruebas de maquillaje, cómo lo lograría, con qué productos, con qué estilo. El maquillaje es inspirado en el Flyer que ella publicó en el concierto en Los Ángeles en esa misma gira”, explica.

El día del concierto, le tomó más de 6 horas preparar el look final: “Lo tomé con mucha calma, yo soy muy ansioso y logré que la ansiedad no me dominara en este proceso. Tardé aproximadamente 3 horas maquillándome. La peluca tarde casi una semana estilizándola. El look completo llevaba medias de nylon, medias de malla, el vestido, el chal, los tacones de 16 cm, la peluca y la rosa fue un regalo”, comenta.

Bane llegó al Teatro Teresa Carreño acompañado de dos amigos: “Estar vestido de drag puede ser peligroso”, comentó. Algunas personas le tomaron fotos y le regalaron un pañuelo verde, que simboliza la causa del aborto libre (por la que siempre ha luchado Mon).

Se le quemó el corazón en la sala Ríos Reyna

Esta aventura se logró gracias al apoyo del público de la sala Ríos Reyna. Al entrar, Bane se tomó fotos en el centro y varios fanáticos se le acercaron, pero unas chidas fueron fundamentales para su noche: “Unas niñas empezaron a decirme: Ella te tiene que ver y puso en su teléfono, para que Mon lo viera: Hay una drag en el público, cuando Mon leyó eso, enseguida comenzó a preguntar en dónde estaba la Drag. El público me señaló y cuando me vio, me dijo «Tu eres artista, ven». Me invitó a subir al escenario con ella, el personaje de seguridad me ayudó a subir la escalera. Yo la vi y la abracé, me abrazó, me dijo que hermosa eres, nos tomamos una foto”, comenta emocionado.

Una vez montado en el escenario, Laferte le dejó libertad creativa: “Me preguntó ¿Qué quieres hacer? Y le dije: presentarme contigo, y ella me dijo: Yo canto y tú haces show.  Y cantó Se me va a quemar el corazón y fue precioso. Ella empieza a cantar y yo hice mi show con mi abanico, doblé, me cantó, le canté y me dejó ir al frente del escenario y pidió un aplauso para mí”, recuerda.

Además de ser su primera presentación drag, fue un sueño cumplido estar en la sala Ríos Reyna: “No fue planificado, no fue parte del show, yo fui con toda la intención de que me viera, pero jamás me imaginé algo así. Me paré en medio de la Ríos Reyna y recibí un aplauso increíble. Es tan dulce, maravillosa, tan sencilla. La amo más que nunca”, asegura.

El video está aquí.

“Los derechos no se piden por favor”

Este sueño hecho realidad le dio a Alexander Bane no solo la oportunidad de vivir un show drag, sino darle un foco de atención a las comunidades sexo diversas: “Me considero activista, hago activismo y hago activismo en los conciertos”, explica. En el concierto de Lasso, en la Concha Acústica de Bello Monte, llevó su bandera LGBT y fue fotografiado varias veces.

Aunque su vida en Caracas le ha dado una libertad que no sentía en Carabobo, entiende y comparte que la lucha de los derechos LGBT se mantiene vigente: “En Venezuela estamos super atrasados, el matrimonio igualitario es la base de la seguridad de las personas sexo diversas. Son derechos que estamos reclamando. Hay que reclamarlos y reivindicarlos, porque los derechos no se piden por favor, los derechos se reclaman”, explica.

Alexander Bane asegura que utilizará este impulso que le dio Mon Laferte para seguir con su carrera drag: “Lloré pensando en toda la gente que perdí en el camino porque piensa que no es correcto que yo haga eso. Todo valió la pena. Esto fue cerrar un ciclo para que se abran nuevas cosas maravillosas”, y como inspiración para luchar por los derechos LGBT: “Ser quienes somos en el día a día es un acto transgresor y ya eso es ser activismo”, asegura.

Si quieres saber más de él, haz click aquí.

spot_img

Compartir

Relacionadas