¡Como una princesa! Todos los detalles de la -primera- boda de la Princesa Anne

Reciente

Avanti y Yaser Dagga formarán parte del Festival Intercolegial de Gaitas

Desde el 15 de mayo, Galería Avanti junto a...

Karina disfrutó del amor de su público y conquistó los corazones con su música

La querida artista brindó su arte en un concierto...

Bodegas Pomar presenta a sus nuevos embajadores

La cantante Karina, el especialista en vinos Carlos Torrealba...

“Fedal” de regreso gracias a Louis Vuitton

Los dos tenistas se unieron para una campaña emotiva,...

Orfebre venezolana presente en Cannes

En el Festival de Cannes el actor Nicolas Cage...

Laura Termini regresa a Venezuela con proyectos que enaltecen al talento nacional

Es actriz, animadora, actriz de doblaje, cantante y más,...

«Criaturas asombrosas» una aventura que estará en el Festival de Cine Francés en Venezuela

Drama, ciencia ficción y humor, es la esencia de...

Sí, ya sabemos que el título es todo un spoiler, pero eso no nos impide disfrutar de los detalles de la primera boda de la princesa Anne. Con un vestido entallado y bastante particular, esta royal tuvo una boda muy clásica y bonita. Aquí te contamos algunos detalles que quizás no sabías y que te pueden inspirar para tu gran día.

La misma tiara que su madre

Como es costumbre en las royal weddings, las novias deben llevar una tiara. La princesa Anne, decidió elegir la misma que utilizó su madre, la reina Isabel II en su boda para 1947. Siguiendo la tradición de elegir algo prestado, le dio vida con su famoso cabello levantado y un velo largo de tul que complementaba el look. Parece ser una de las favoritas de las royals, porque la princesa Beatriz la utilizó recientemente para su matrimonio en el 2020.  

Pero todo el resto del atuendo fue completamente diferente a lo que acostumbramos. Rompiendo el patrón que habían dejado su madre y su tía eligiendo a la casa de Nortman Hartnell como diseñador, la princesa Anne decidió vestirse de Maureen Baker.

Si bien Anne no se destaca por ser la princesa más fashionista, cuando venía su boda sabía exactamente cómo quería lucir. Optó por un vestido estilo tudor (con estructuras muy firmes y marcadas), falda larga, muy recatado y elegante. Trabajó incansablemente con la diseñadora hasta hacerlo como quería.

Las líneas que van desde su cuello hasta la cintura, dan la ilusión de que su torso es mucho más largo. Cada una le da protagonismo a las curvas de su cuerpo y la hacen lucir una silueta muy delicada y de princesa.

Te podría interesar: ¿Hubo final feliz? Todos los detalles de la boda de la princesa Margarita

¡Feliz cumpleaños Charles!

Como si fuese una broma entre hermanos, la princesa Anne decidió casarse el mismo día del cumpleaños de su hermano, el príncipe Carlos. Además, lo eligió como caballero de honor. Se presume que ambos siempre han llevado una relación muy cercana.

La princesa caminó hacia al altar con un ramo muy sencillo -nada como el gigante que llevó Diana-, que tenía una rama de un corte de un arbusto de mirto que se cultivó a partir de una rama del ramo de la reina victoria por allá en 1840. ¡A mantener viva siempre la monarquía!

Para su boda, acudieron un total de dos mil invitados. Se convirtió en una fiesta nacional y además, fue sintonizada por televisión (siguiendo los pasos de su tía Margot): contó con más de 500 millones de espectadores.

Te podría interesar: TODO lo que DEBES aprender de la princesa Beatriz de York para que tu boda sea mágica

El amor por los caballos los unió

La princesa Anne es conocida por su amor por los caballos y sorprendentemente, fueron ellos quienes la llevaron a conocer al primer amor de su vida: el capitán Mark Phillip. Juntos disfrutaban del mismo hobby y de un momento a otro se enamoraron y decidieron formalizar su relación. Para la boda, él utilizó un traje de la guardia de dragón de la reina.

Aunque todo parecía ir bien al comienzo, con el pasar de los años la pareja comenzó a seguir caminos separados. La comunicación terminó siendo un problema y llegaron al punto de quedarse en hoteles diferentes cuando viajaban juntos. Todo se empeoró en 1981 cuando nació la pequeña Zara Tindall y la pareja se separó oficialmente.

Ambos no tenían una relación, pero por el bien de la monarquía decidieron no separarse, hasta que en 1989 salieron a la luz unas cartas privadas que le robaron de su habitación. Se publicaron a la prensa y fue el final del matrimonio. Ambos se volvieron a casar después, Anne continúa casada con el romeo al que le escribió las cartas.

Cuando el amor llega así de esta manera, uno no tiene la culpa.

spot_img

Compartir

Relacionadas