5 datos INCREÍBLES sobre la boda de la reina Isabel II (y su HERMOSO vestido)

Reciente

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Te contamos 5 cosas que no sabías de Nicola Coughlan ¡La actriz que deslumbra en Bridgerton!

Desde la primera temporada de "Bridgerton", Lady Penélope, el...

5 cosas que debes saber de Bridgerton 3 (sin spoilers)

Ya se estrenó la tercera temporada de Bridgerton y,...

Lidotel celebra buenas noticias en lo que va de 2024

Lidotel, la cadena hotelera más reconocida e importante de Venezuela,...

El día que se unieron para siempre la reina Isabel II y el príncipe Felipe, estuvo lleno de bondad, solidaridad y algunos imprevistos. Aquí hacemos un recorrido por 5 datos curiosos sobre su boda y todo lo que debes saber sobre su vestido de novia. 

Ella misma pagó su vestido 

Lo que más fortaleció el amor entre la reina Isabel II y el príncipe Felipe, fue su relación en medio de la Segunda Guerra Mundial. Mientras el caos reinaba en el exterior, juntos lograron crear una base sólida a través de cartas románticas y mensajes esperanzadores. El 9 de julio de 1947, se anunció el compromiso oficialmente. 

Inglaterra estaba tratando de recuperarse de la crisis económica y social que había dejado la guerra. Para el momento, tenían unos “cupones de racionamiento”, que les permitía a los ciudadanos comprar cierta cantidad de productos al mes. Esta medida se toma en circunstancias económicas extremas. Para poder costear su vestido, Isabel II tuvo que pagarlo de sus propios cupones.

Ella tenía solo 21 años para ese momento. La corona la ayudó con 200 cupones para completar el presupuesto. Lo más hermoso de todo, es que el pueblo inglés le envió vía correo cientos de cupones para ayudarla a costear la boda. Lamentablemente no los pudo utilizar, pero es un detalle que demuestra lo importante que es la monarquía para el Reino Unido. 

Está inspirado en “Primavera” de Boticelli

Aunque el presupuesto estaba limitado, Norman Hartnell, el diseñador inglés encargado de darle vida al vestido, prometió que haría la pieza más espectacular de su vida. Lo logró. 

Se inspiró en el cuadro “Primavera” de Boticelli, uno de los más importantes de la historia del arte. La pintura simboliza el florecimiento de una nueva era llena de armonía y belleza.  

El boceto final se aprobó solo 3 meses antes de la boda. Tenía un corpiño sencillo ajustado, un escote alto en forma de corazón, cintura baja en pico frontal y una falda tipo A con paneles que rozaban el suelo. 

Te podría interesar: ¿Fue un cuento de hadas? La historia de amor entre la reina Isabel II y el príncipe Felipe

Para convertirlo en una obra de arte, se decoró con cristales y más de 10.000 perlas importadas de Estados Unidos. Está hecho de tul de seda de más de 4.5 metros que fue importada de China. 350 mujeres trabajaron en armarlo y coserlo para que estuviera listo a tiempo. Les tomó 7 semanas.

Lo combinó con unas sandalias altas de satén duquesa hechas por Edward Rayme, que le iban a juego al vestido, diseñadas con hebillas decoradas con diamantes y perlas

Como todo el atuendo estaba lleno de adornos de pies a cabeza, mantuvo la joyería simple con dos collares de perlas de tradición familiar: uno de la reina Ana y otro de la reina Carolina. Ambos fueron sus regalos de boda por parte de su padre el rey Jorge II.  

Una corona rota y un bouquet perdido 

Ni por ser la heredera el trono de la corona inglesa, Isabel II se salvó de los típicos problemas de boda. Justo antes de que comenzara su ceremonia, la base metálica de su tiara se rompió. La pieza pertenecía a la abuela de la reina Isabel, la reina Mary, quien la mandó a hacer en 1919 inspirada en los tocados kokoshnik rusos, que estaban muy de moda para la época. 

Pese a que fue un trago amargo en el día de la ceremonia, el joyero real logró soldar la pieza a la perfección justo a tiempo para la ceremonia. 

Otro de los imprevistos de su boda, es que el bouquet se perdió y nadie lo pudo recuperar. La pieza fue diseñada por un florista inglés llamado Martin Longman y suponía uno de los momentos más esperados de la ceremonia. Para la época, las flores eran un lujo que pocos podían pagar y el bouquet de Isabel II era precioso.

Te podría interesar: ¿Hubo final feliz? Todos los detalles de la boda de la princesa Margarita

Lo más increíble, es que Martín fue a entregar el bouquet a palacio en persona para evitar inconvenientes, pero desapareció por completo. Isabel II se tomó las fotos oficiales sin su bouquet. El florista le hizo una réplica y se le recuerda como uno de los más bonitos de la historia. 

Dato curioso: Isabel II cumplió con dos tradiciones inglesas en su boda. Le dejó el bouquet a un guerrero no identificado en el cementerio y además, utilizó una rama de mirto, cultivado de la planta que creció a partir del ramo de la reina Victoria. Para la monarquía, significa buena suerte en el matrimonio.  

Donaron su pastel de bodas a la caridad

Toda la boda se realizó por medio de donaciones. Su pastel, tuvo nueve pisos de alto y pesaba más de 250 kilos. Para poder hacerlo, contaron con las donaciones de las niñas exploradoras de Australia (Australian Girl Guides).  Para agradecer por el gesto, la pareja no comió su propio pastel en la recepción, sino que lo distribuyeron a escuelas, hospitales, y organizaciones benéficas locales. 

Es el matrimonio que más ha durado en la historia

La boda entre Isabel II y el príncipe Felipe, hizo historia tras convertirse en la más larga de toda la historia. Se casaron el 20 de noviembre de 1947 y estuvieron juntos hasta la muerte del príncipe Felipe el 9 de abril del 2021. Duraron en total 73 años y 139 días. ¡Todo un récord!

Sigue leyendo: Si Isabel II es la reina, ¿Por qué Felipe no era el rey?

spot_img

Compartir

Relacionadas