Alessandro Michele marcó una nueva era para Gucci

Reciente

Cotton On inaugura su primera tienda en Venezuela 

Cotton On, la reconocida marca australiana fundada en 1988,...

Los 5 papás más guapos de Hollywood

Además de ser talentosos y estrellas de Hollywood son...

¡Vacaciones! Talento y diversión en el Campamento Broadway

Canto, baile, actuación y actividades geniales de aprendizaje, es...

El primer Cluster de marcas especializadas en interiorismo abre sus puertas

En un emocionante paso hacia la innovación y la...

¡En la pista! Alessandro Famularo busca representar a Venezuela en la Formula 1

El joven piloto venezolano, trabaja para estar en la...

¡Puro talento venezolano! Aquí tienes TODOS los Récords Guinness que tiene Venezuela

El Guinness World Record es la máxima autoridad en...

3 datos que debes saber de «Intensa-mente 2» (sin spoilers)

Desde este jueves 13 de junio el público de...

Montblanc rinde homenaje a su Meisterstück a través de la mirada de Wes Anderson 

Con un diseño en forma de puro negro, tres...

Escalofriante, sorprendente, inesperado, innovador, elegante y misterioso son algunas de las frases que podrían describir perfectamente la nueva propuesta presentada por Gucci que, bajo la dirección de Alessandro Michele, causó sensación y le puso fin, de manera magistral, a la Semana de la Moda de Milán 2019, así como a una de sus eras.

En definitiva, Alessandro Michele, director creativo de Gucci, ha demostrado una vez más que es uno de los diseñadores más inteligentes y audaces del momento. Y es que, a lo largo de cuatro años consecutivos ha transformado a la maison no solo en una máquina de hacer dinero, sino en una referencia para muchas otras marcas que han seguido su estilo auténtico e innovador, por esa estética retro, referentes naíf y un cierto feísmo kitsch.

Te puede interesar: Versace revive grandes momentos con una colección muy sensual

Por ello, para darle un vuelco de 180 grados a la firma, así como de enviarle un mensaje contundente al mundo, el diseñador ha decidido presentar un a colección que se sale de los parámetros establecidos impuestos por él mismo, tomando un nuevo curso en la perspectiva de Gucci. 

Pues, esta propuesta, que arropa la temporada Primavera-verano que ha presentado en el cierre de la Milan Fashion Week, ha sido toda una declaración de intenciones, debido a que se trata de una colección que, frente al bello horror de sus trabajos anteriores, se presentaba como una evolución natural «limpia y sencilla«. Conservando según los estándares maximalistas de Michele, lo que da cabida a depurados pantalones de pata de elefante, túnicas de corte años setenta, americanas de impoluta sastrería, entre otros elementos.

«Más que romper con un estilo que a mi cliente le gusta, como a Karl Lagerfeld lo que más miedo me da en el mundo es aburrirme«, aseguró el diseñador minutos después de exhibir dicho trabajo. Además Alessandro apuntó que esta colección buscaba ser «un ejercicio de arqueología personal y también una reflexión sobre las nuevas reglas de la elegancias«.

Como tal el desfile fue mucho más sencillo pero que causó misterio entre el público asistente. Las puertas del lugar se abrieron a la colectividad, sorprendiéndolos con un espacio completamente iluminado de rojo con estrellas naranjas en el techo, tres bandas como las de aeropuerto y bancas blancas. Luego de un silencioso apagón, el espacio se tornó blanco, aquel color que nos hizo recordar la colección otoño-invierno 2018, el de las cabezas y el dragón. 

En ese momento comenzaron a salir varias modelos en uniforme como de manicomios, arrastradas por la banda de aeropuerto, tras un apagón y sonido de alarma, se colocó una ritmo techno y de lana salió el primer look, momento en el que los asistentes se dieron cuenta de que se trataba de la nueva era de Alessandro en Gucci. 

Y es que, previo al encuentro y al llegar, a muchos se les entregó un impreso que tenía como título «New Forms of subjectification«, un mensaje claro en el que hAaacía referencia a que la moda debe ser una manera de salir de la estandarización, algo fuera de lo común, «la moda debe dejar caminar por los caminos de las posibilidades, evocando a la apertura, cultivando promesas de belleza, generando testimonios y profecías, sacralizar la diversidad en todas sus formas, alimentando habilidades de autodeterminación», se profesó en dicho texto.

Te puede interesar: ¿Quién se vistió mejor? Los mejores y peores vestidos de la noche de los Emmys

Es así como nace esta propuesta titulada Gucci Orgasmique, que posee los fundamentos del pasado pero la fuerza del futuro: transparencias, lentes súper grandes con cadenas, bolsos de cabezas de animales como cestos, plataformas en colores, y todos los elementos que hacían alusión a los años setenta.

A su vez, piezas como botas puntiagudas con el herraje característico de la marca y varios elementos con la leyenda Gucci Orgasmique, resonando el sentir de los presentes, de forma literal, hizo que cada persona que asistió al evento se sintiera único y especial por vivir tal momento.

spot_img

Compartir

Relacionadas