Alejandra Conde, Miss Venezuela Mundo 2020: “Mostrar su lado real, su propósito, es el verdadero valor de una reina”

Reciente

La Casa Bistró tiene nuevo festival: «Dos cocineros con hambre»

El comedor de La Casa Bistró huele a plan...

Cara a cara: Luke Newton

Texto: Verónica Egañez Es el tercer hijo varón de los...

Camila tiene el «Corazón en Coma» con Eden Muñoz

Los integrantes de la agrupación mexicana Camila, Mario Domm,...

Nivea lanza sus Cremas Corporales 5 en 1 Cuidado Completo

Nivea trae una nueva línea para cuidarla piel, la...

Shakaspeare se instala en el Centro Cultural Chacao con «El Mercader de Venecia»

El Centro Cultural Chacao recibe a "El Mercader de...

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

El 16 de diciembre, Puerto Rico se convertirá en el epicentro de la belleza con la celebración del Miss Mundo 2021. En tierra boricua, Alejandra Conde, representante de Venezuela, se enfrentará a unas 120 concursantes para convertirse en “la mujer más hermosa del mundo” y traer la corona a casa.

A pocos días de entregar la corona de Miss Venezuela Mundo, la modelo venezolana nos contó sobre su vida y cómo se prepara para uno de los retos más importantes.

Los valores como base de su niñez

Alejandra Conde creció en una familia alegre y llena de valores, donde el amor, el respeto y la educación son pilares fundamentales.

“Crecí en una familia muy unida que siempre me ha guiado a ser una buena persona y que me impulsa a trabajar por mis sueños. Desde que era pequeña, recuerdo a mi madre diciéndome: ‘Todo lo que hagas en esta vida, sea grande o pequeño; hazlo con amor, hazlo bien y disfrútalo’”, dice la Miss Venezuela Mundo 2021.

En este entorno fue haciendo su vida en Villa de Cura, Estado Aragua. Gracias a este apoyo incondicional, Conde es una persona apasionada y trabaja con entusiasmo por conseguir cada meta que se propone.

Los pilares de su vida

Su familia ha sido fundamental para su crecimiento: “ me enseñaron a ser amable y solidaria con las personas, a colaborar en lo que pudiera, a siempre ser justa en mis acciones sin dañar a los demás y a no perder nunca la humildad”.

Por este motivo, aunque en el transcurso de su vida Alejandra se ha sentido inspirada por otras mujeres, su madre se ha convertido en su referencia desde pequeña: “Ella siempre ha sido mi referencia desde pequeña y mi gran inspiración. Es una mujer alegre, trabajadora, cargada de energías positivas, que ha hecho muchas cosas en su vida y la ha disfrutado siempre de la mejor manera”.

Una gran familia

La Miss Venezuela Mundo 2020 tiene cinco hermanos. Alejandra comenta que lo más “complicado” cuando eran pequeños era no ponerse de acuerdo por querer hacer cosas diferentes, pero ahora las cosas han cambiado.

“¡Todos somos diferentes! (risas) […] Es normal entre hermanos discutir por cosas insignificantes, pero al segundo estar felices nuevamente. Es una gran bendición tener tantos hermanos, me gustan las familias grandes y que todos nos llevamos varios años. Somos un gran apoyo entre nosotros”, afirma.

Conexión con su gente

Además de ser el pueblo donde creció, Villa de Cura se ha convertido en el lugar ideal para que Alejandra conecte con las personas y retribuya a la sociedad lo mucho que le han dado con sus acciones.

La representante de Venezuela en el Miss Mundo 2021 ha evidenciado muchas situaciones difíciles que la han marcado, pero hay una en especial con las niñas del lugar que recuerda con cariño y nostalgia.

“En cada actividad nos gusta tratarlas como reinas y al finalizar siempre les damos sus almuerzos. Un día hicimos cachapas con queso y ver la carita de muchas brillándole los ojos nos dio mucho sentimiento… Una de ellas dijo: “Naguará, tenía años sin comerme algo así”; y así, se sumaban frases parecidas del resto de las niñas. Disfrutaron mucho la comida y algunas buscaban guardar un pedacito para que las probaran en sus casas. Este tipo de situaciones nos hacen ver como para algunas personas algo que puede ser no tan importante, significa mucho para otras”, cuenta.

Así, Conde invita a valorar lo que se tiene y, de ser posible, ayudar a aquellos que están en necesidad: “Aunque quizás sientas que con un pequeño gesto no cambiarás su vida, créeme que le regalarás una sonrisa y cambiarás su día. Brindar oportunidades de cualquier magnitud es algo que nos llena el alma”.

Te podría interesar: ¡Nuestras 3 reinas! ¿Cómo fue ser Miss en plena pandemia? Las Misses reflexionan a pocos días de entregar su corona

Un angelito en el cielo

Alejandra Conde se despidió de una de las personas más importantes de su familia: su abuela.

“Era la niña de la casa. Viví con ella toda mi vida y doy gracias a Dios por haberla tenido día a día, teníamos una bonita conexión. Ella era muy dulce, inocente y alegre; vivía su vida y disfrutaba con lo simple. Era mi fan, y cada vez que salía en la televisión le decía a todas las personas que me vieran y a mí definitivamente me hacía feliz verla feliz y hacerla sentir orgullosa”, expone.

Ambas siempre hablaban de su participación en el Miss Venezuela y, lastimosamente, el día del certamen fue la última vez que compartieron juntas.

Aunque aún me cuesta entender como todo pasó tan rápido, como nos vino una gran alegría y luego ese gran vacío y tristeza, me quedo siempre con la satisfacción de que ese último día con ella pude darle ese regalo, esa gran alegría de vivir nuestro sueño juntas. Ahora sé que es mi guía en todo este proceso.

– Alejandra Conde.

Un sueño retador

Desde que era una niña Alejandra Conde soñaba con ser Miss: “Soy de las personas que cree que toda niña venezolana lo sueña, porque es parte de nuestra cultura. Cada vez que veía el Miss Venezuela sentía emoción, me imaginaba en ese momento cuando estuviera ahí, y si algo me ponía nerviosa era ver la pregunta final (risas)”.

Ahora la joven venezolana se prepara para representar a Venezuela en el Miss Mundo 2021. A dos meses de su celebración, Alejandra se alista para uno de los concursos más retadores, ya que cuenta con mayor cantidad de representantes, mayor número de dinámicas integrales de evaluación y es el más duradero – casi un mes de competencia.

Gracias a su actual ritmo de vida, Conde se siente preparada. La adrenalina y las ganas de vivir esta experiencia la llenan de energía para el reto.

“Siento que el conocimiento nos hace más fuertes y yo particularmente, al entender el reto que tengo por delante, me estoy preparando para todo. Mi meta es disfrutarlo al máximo y dar lo mejor de mí. Me gustaría pensar que más allá de lo ‘complejo’ que puede ser para algunas personas, es un certamen exigente que busca evaluar nuestra mejor versión, desde la salud física, nuestra personalidad, la belleza, nuestros talentos y por, sobre todo, nuestro compromiso social con la humanidad”, dice.

Ejemplos a seguir

En este mundo del modelaje que empezó a recorrer en 2017 – con su participación en el Sambil Model Venezuela -, se ha sentido inspirada por Dayana Mendoza: “Es una de las Misses que más recuerdo y me inspira. Su espontaneidad era algo que me cautivaba; su sencillez, su energía y alegría traspasaban pantallas, y su conexión tan cercana con el público, era increíble”.

Asimismo, Susana Dujim, Bárbara Palacios e Irene Sáez son otros referentes con un gran poder de la palabra que marcaron tendencia y la ayudaron a enfocarse en lo que quería.

“Son mujeres que pasan los años y siguen estando presentes, porque más que belleza, mostraron su lado real, su propósito; y eso para mí es el verdadero valor de una reina. Ellas son mi inspiración en este camino”, asegura.

Tu propia esencia

El ‘body positive’ afirma que todos los cuerpos son válidos y Alejandra Conde apoya el movimiento social: “La belleza no tiene una receta perfecta, para mi está en la seguridad de nosotras mismas, en nuestra esencia y en la diversidad”.

De esta manera, la Miss Venezuela Mundo 2020 considera que los concursos de belleza deben seguir evolucionando y eliminar los estándares, por lo que ha usado su voz para resaltarlo.

Cuando participé en el Miss Venezuela fui juzgada por medir 1.70cm; no era la estatura estándar de una “Miss” y aún así, seguí adelante y demostré que eso no era una limitación para lograr mi meta. Ya muchos concursos no exigen una estatura mínima porque para ser reina eso no es lo más importante, lo que importa es nuestra grandeza interna y lo que tenemos que aportar como personas. Por eso decidí, desde que entré en el mundo de los concursos de belleza, no dejar que esa presión me afectara”, explica.

Mi enfoque siempre ha sido mostrarme real e inspirar para que esas pequeñas “diferencias” nos hagan más fuertes, por eso mi frase siempre ha sido “Crea inspiración desde tu propia esencia”.

– Alejandra Conde.

Certámenes inclusivos

En 2018 hubo un cambio de paradigmas en los concursos de belleza con la inclusión de Ángela Ponce en el Miss Universo 2018. Ante ello, Conde considera positiva su participación y asegura que marcó un gran precedente.

Alejandra opina: “Somos lo que sentimos dentro de nosotros y lo que transmitimos. Si hay personas que sienten que nacieron en un cuerpo que no representaba su esencia y decidieron cambiarlo para sentirse completas, es parte de su pasado y debemos respetarlo. Si hoy en día representan orgullosamente otro género, y es lo que transmiten, considero que tienen los mismos derechos”.

Créditos de las fotografías

spot_img

Compartir

Relacionadas