¿Qué pasará con el arte en Venezuela? Raúl Chacón Carrasco, curador de la Galería de Arte Nacional nos lo responde

Reciente

Todo listo para recibir a Estopa en Venezuela

Falta poco para que Estopa llegue al país. Los...

¡La moda está de luto! Muere el diseñador italiano Roberto Cavalli

Roberto Cavalli fallece en Florencia a los 83 años...

Pádel Fest: el gran evento del pádel en Venezuela

Diez días de deporte y diversión, así es el...

Back to Black: el viaje a la oscuridad de Amy Winehouse

Back to Black, el muy esperado biopic de la...

La rebeldía de un amor en «Vidas Privadas» celebra su segunda temporada

Los protagonistas de esta divertida aventura comparten con el...

Natalia Jiménez se reencuentra con Venezuela para brindar 20 años de Antología

La artista española Natalia Jiménez se prepara para un...

¡Moda esencial! Avanti recibe a la marca Essens

La fiema anuncia su llegada a la prestigiosa tienda...

¡Las queremos ver ya! Las 5 películas más esperadas del 2024 (+ fechas)

Si bien los primeros meses del año el cine...

Resguardados en nuestros museos, se encuentran miles de testimonios de artistas que han decidido traducir sus sentires entre formas y color. En medio de la incertidumbre, los amantes del arte anhelan poder volver a los preciados templos que reúnen toda la identidad gráfica de nuestra idiosincrasia. ¿Volveremos pronto? Raúl Chacón Carrasco, nos abre sus conocimientos para ayudarnos a entender, desde su perspectiva, lo que sucederá con nuestro arte.

¿Qué están haciendo nuestros museos?

Fotografía de una de las alas de la Galería de Arte Nacional.

Nuestras estructuras reúnen colecciones extraordinarias que nos ayudan a trazar un mapa entre lo que somos, lo que fuimos y hacia dónde podemos ir. La labor de los museos nacionales se ha mantenido intacta pese a las dificultades socioeconómicas del país, por una simple razón: pasión por lo que hacen.

“Hay una cosa que diferencia a los museos del mundo con los nuestros: el personal que trabaja en los museos nacionales, se apasiona con lo que hace, se reconoce ante la colección, son leales a sus espacios expositivos.  Hablar del personal que está operativamente en los museos nacionales, es hablar de pura pasión, de entrega constante, de investigación permanente. Todo trabajador integral. Podemos trabajar juntos con los museógrafos, con conservadores, con técnicos. Todos nos compenetramos, nos articulamos, cada uno maneja un poco de cada área y así nos vamos

complementando”, explica Raúl Chacón Carrasco, sociólogo, documentalista, investigador y curador de la Galería de Arte Nacional.

Con más de una decena de museos disponibles abiertamente al público, Caracas se posiciona como una capital que está a la espera constante de que su público se interese por conocer más su historia, pero está en nosotros hacer que los museos se llenen de miradas de contemplación y apreciación.

¿Nadie es profeta en su tierra?

Patio interior del Museo de Bellas Artes.

Los museos en tierras lejanas suelen estar llenos de gente. Las colas para entrar suelen ser kilométricas, pero nuestras instituciones culturales están acostumbradas al vacío.

“Nuestra gente no visita los museos nacionales, no aprecian la importancia del patrimonio. Pero si viajan de visita a otros países, vemos largas filas; muchos desgastan en fotografías en museos de otras tierras. No existe arraigo a lo nuestro. Nosotros tenemos un patrimonio de gran valía, muy superior a muchos del continente«, explica el curador.

Te podría interesar: Claudia Salazar: «Me siento responsable por el futuro del teatro musical en Venezuela».

En búsqueda de acercar al público al arte, los equipos curatoriales de nuestros museos se han arriesgado con propuestas extraordinarias, dignas de admiración y reconocimiento internacional:

“Nosotros tuvimos –el año pasado- una red de exposiciones importantísimas. En la Galería de Arte Nacional, teníamos una de las exposiciones más importantes con obras del siglo XIX y del siglo XX (Historias Cruzadas), con nuestros maestros, con obras de premiación internacional. En paralelo, en el Museo de Arte Contemporáneo Armando Reverón, estaba Camarada Picasso, donde se mostró gran parte de la colección más grande en Latinoamérica de Pablo Picasso. Suena increíble, pero es nuestra. Mientras en el Museo de Bellas Artes, contamos con la colección más grande de arte latinoamericano que existe en el mundo», asegura con firmeza Chacón.

El patrimonio artístico que tenemos bajo nuestro resguardo, tiene un valor invaluable, el único inconveniente, es que el público parece no conectar con nuestros museos.

¿Por qué no visitan nuestros museos?

Pasillo central del Museo de Arte Contemporáneo Armando Reverón -antes conocido como Sofía Ímber-

Además de ser gratuitos y tener colecciones increíbles, nuestros museos resguardan testimonios arquitectónicos de primera. Nuestras estructuras resultan irresistibles para los amantes de la belleza, pero aun así, el público se resiste.

«En las artes plásticas, históricamente ha habido una desconexión. Mucha gente ve a los museos como algo que pertenece a intelectuales y conocedores. Siempre está ese margen. Se ve como esa visión de templo inmaculado. Hay un punto en desconexión entre el público y los museos», considera el curador.

Raúl Chacón Carrasco trabajando en sala en conjunto del maestro venezolano Francisco Da Antonio,

Conociendo la posible razón por la que el público siente una distancia con los museos, los equipos curatoriales trabajan en pro de establecer una conexión irrompible con su audiencia: “Como sociólogo y me enfoqué en la sociología del arte. Muchos museos no logran llegarle al público, quizás por un lenguaje muy técnico, por un metalenguaje no reconocible, entonces esa separación hace que el mensaje llegue solo a un público, porque no hay un mensaje de identificación”, continúa Chacón.

La meta es crear una conexión y demostrar constantemente que los museos son para todos.

Los museos son amigos y son espejo

La Galería de Arte Nacional resguarda una de las pinturas más importantes de nuestra historia: «Miranda en la Carraca» por nuestro maestro Arturo Michelena en 1896.

Una de las maravillas de los museos, es su capacidad de mostrarnos cientos de perspectivas diferentes sobre una misma realidad. Encontrarse en un cuadro, verse representado en una escultura, es una necesidad intrínseca del alma y nadie está ajeno a satisfacerla. Para disfrutar del arte no hace falta ser un gran conocedor, solo se necesita sensibilidad.

«Nosotros debemos innovar constantemente para lograr esa conexión con el público. Los museos tienen que ser un espacio para todos. De creación y conexión. Distracción y esparcimiento. Conocimiento y sabiduría”, comenta Raúl.

Su labor como curador, es encontrar un punto de encuentro: “Hay que tratar de buscar un conector que logre identificar al visitante con el espacio. Más allá de las obras, yo como curador tengo ese principio, no solo es la colección y el respeto a la muestra, también están sus espacios”, explica.

¿Sobrevivirán nuestros museos?

El Museo de Ciencias Naturales de Caracas, visto desde la Plaza de Los Museos.

En éstos momentos el desasosiego está a la orden del día, pero si hay algo seguro, es que todos los amantes del arte, desean volver.  «Hay mucha incertidumbre con los museos. No sabemos si van a abrir este año, puede ser que sea en un par de meses. Todo depende lo que dictamine el ejecutivo y de los diferentes métodos para afrontar nuestra nueva realidad«, comenta Raúl.

Te podría interesar: Sofía Saavedra: «En la pintura reinterpreto todo como un acto que hago mío»

Si bien la pandemia ha sido todo un desafío para todas las instituciones, nuestros museos cuentan con el respaldo de un grupo de amantes desenfrenados de la expresión artística: “Creo que los museos están más allá de las visitas de conocidos y conocedores; cuenta con un personal profesional que con una constancia y continuidad levanta el museo. Vamos trabajando con instituciones, coleccionistas, amigos cercanos, con gente asidua al museo. Incluso tratando de afilar las bases de los micromecenazgos, en los museos nacionales”, explica el curador.

¿Estaremos bien?  “Es difícil que desaparezcan los museos, mientras exista ese equipo que está casado con el arte. Es difícil que los museos cierren, hay mucho espíritu, hay mucho amor”, finaliza el experto.

Nuestra labor como venezolanos es abrazarnos a nuestro arte, entender el valor de nuestro patrimonio y reconectarnos con todas las maravillas que tenemos en nuestros museos. Si quieres ver más sobre la labor de la Galería de Arte Nacional, haz clic aquí. Si quieres saber más sobre Raúl Chacón, haz clic aquí.

spot_img

Compartir

Relacionadas