¿Por qué DEBE cambiar el mundo del modelaje? La industria donde casi nada es color de rosa

Reciente

Catherine Laga‘Aia será Moana en la película de acción real de Disney

Catherine Laga'aia será Moana y viajará a Motunui y...

«Intensa-mente 2»: un viaje maravilloso por las emociones de Riley

Intensa-mente 2 ya está en cines. Se dicen que...

Don Omar informó en las redes sociales que padece cáncer

El cantante puertorriqueño Don Omar, reveló su padecimiento, aunque...

Silvia Tcherassi presenta Pre-Spring 2025 una colección de contrastes

La diseñadora colombiana Silvia Tcherassi lanza su muestra Pre-Spring...

5 consejos de vestir para ser un papá moderno

Ser papá no es sinónimo de dejadez, es de...

¡Feliz Día! Compartimos a 5 padres venezolanos que destacan en nuestro país

Este día se celebra en Venezuela el tercer domingo...

Carlos Rivera le dedica la canción «Él» a su padre

El querido artista mexicano, estrena “Él”, una composición que...

5 lugares increíbles para comer y celebrar a papá en su día

Papá todo se lo merece, y es por eso...

Lo que algunos imaginan como el trabajo más fácil del mundo, esconde una serie de problemas de los que la mayoría no tiene ni idea. Una visión nada glamourosa del mundo del modelaje, es lo que se ha ventilado en la última década demostrando que casi nada es color de rosa en las pasarelas. Desde irrespetos en la industria hasta graves maltratos psicológicos, la industria del modelaje esconde cientos de demonios que necesitan ser erradicados.

Casi nada es color de rosa

Los estándares de belleza en el mundo del modelaje parecen haberse estancado desde la década de los 90’s. Lo que se busca son mujeres altas y delgadas.

Poder vestir las creaciones de grandes diseñadores y viajar por el mundo recorriendo pasarelas, es lo que algunos se imaginan que es el modelaje… pero todo esconde un monstruo cada vez más grande que consume a cada una de las mujeres que prestan sus cuerpos para formar parte de esta industria.

Un mundo donde solo ser bonita no es suficiente, ha trascendido las barreras del maltrato psicológico en muchas jóvenes que sueñan estar en la pasarela.

Cientos de mujeres son tratadas como animales en jaula y pedazos de carne por las agencias que las contratan. Muchas veces el trato es “Sádico, cruel y peligroso. Alguna de las mujeres con las que hablé estaban traumatizadas y se negaban a ser tratadas como animales”, confesó al Daily Mail, James Scully, un agente de modelos que ha trabajado con Stella McCartney, Tom Ford y Balenciaga.

Pero ¿Por qué nadie regula la industria del modelaje? “El problema con la moda es que es una industria muy informal. Los límites se cruzan fácilmente y eso les permite a algunos que se comporten de formas que jamás habrían sido aceptadas en otros entornos laborales. Las chicas están desesperadas por trabajo y pueden ser fácilmente explotadas”, explica Edie Campbell, una modelo británica que ha posado en numerosas ocasiones para Vogue.

Campbell también explica que la industria del modelaje es muy cerrada y cualquier inconveniente puede cerrarte para siempre las puertas. “Si hablas, te enfrentas a la amenaza de que nunca trabajarás otra vez”.

La presión ES abuso psicológico

Las exigencias de las agencias afectan a modelos femeninos y masculinos. La presión forma parte de las órdenes del día.

Los estándares de belleza de las modelos se han mantenido inmutables por décadas. Mujeres extremadamente delgadas son las más elegidas para caminar por las pasarelas de los diseñadores más famosos de la industria. Mientras más delgada, mejor, pero lo que enfrentan las jóvenes que buscan obtener un lugar en esas pasarelas llega a ser hasta abuso psicológico.

Nina Paternina, es una diseñadora de modas venezolana que, en los comienzos de su carrera, trabajó como modelo y nos contó una de sus experiencias: “Me había contratado una empresa en Italia y recuerdo que me mandaron a bajar 8 kilos. Soy una persona delgada, para ese entonces pesaba unos 52 kilos, ¡Imagínate unos 8 kilos menos! Esos eran sus estándares”.

Paternina comenta que la presión por mantenerse en el peso establecido hacía que sus compañeras desmayaran por el estrés. “Imagínate un apartamento con niñas fuera de sus hogares, de 16 – 17 años, donde te pesan un día a la semana y si subes un gramo del peso acordado, no recibes tu mesada de la semana. Eso es sin duda un abuso psicológico”.

La delgadez extrema trae tantos problemas de salud como la obesidad. Una persona desnutrida tiene un 80% de probabilidades de sufrir de bradicardia (disminución de latidos cardíacos) lo que puede llevar a un fallo cardíaco.

Decide ¿Tu salud o un puesto en la pasarela?

Puede que suene exagerado, pero la realidad es así. Muchas mujeres someten a sus cuerpos a graves dietas solo para lograr llegar a los estándares de las agencias. Rosalie Nelson, una modelo británica se ha convertido en la más temida de las agencias porque fue la primera que le dio a conocer al mundo los terribles maltratos que ha sufrido como modelo.

“Me han cortado mechones de cabello sin preguntarme si eso estaría bien. Me han pinchado con agujas, me han cortado, me han hecho daño en la piel”, comenta Nelson quien asegura que las modelos son tratadas como simples maniquíes.

La modelo explica que en la industria siempre el consejo es que te mantengas lo más alejada de la comida posible. “He estado en sesiones de fotos de más de 10 horas donde no hay nada de comida. El mensaje subliminal siempre es que no deberías comer”.

Decidió alzar su voz porque no podía seguir aguantando injusticias, pero tuvo que pasar por momentos terribles para encontrar la valentía de denunciar. Una vez para poder encontrar trabajo, tuvo que perder peso:

“Hice exactamente eso y perdí más de 10 kilos y dos centímetros de mis caderas. Cuando regresé a la agencia, me dijeron que estaba progresando pero que me querían ver ‘llegando a los huesos’. No podía imaginar estar más delgada. Me sentí física y psicológicamente agotada. Si hubiera estado más joven e ingenua, seguramente hubiera llegado mucho más lejos causándome aún más daño”, confiesa la modelo.

El demonio del abuso sexual

Adriana Lima fue una de las modelos que decidió abandonar al Victoria’s Secret. En un comunicado oficial agradeció todas las oportunidades que le dio la casa pero aseguró que nunca más se quitará la ropa por causas vacías.

Uno de los monstruos más grandes a los que se deben enfrentar muchas modelos en la industria, es el abuso sexual. El constante irrespeto a sus cuerpos se ha transformado en uno de los escándalos más grandes del mundo contemporáneo.

Recientemente, más de 100 modelos se unieron para denunciar a Jeffrey Epstein, quien trabajaba con Victoria’s Secret:Es inmensamente perturbador que hombres utilicen sus vínculos laborales con Victoria’s Secret para buscar y abusar a mujeres vulnerables”, comentan en una carta pública que compartieron en el Instagram de Model Alliance, una institución que vela por la seguridad de las modelos.

Este comportamiento no es aislado, hay cientos de denuncias al respecto. Penélope Sosa, una de las modelos venezolanas más exitosas, compartió con nosotros una de sus experiencias:

“Me tocó experimentar momentos incómodos cuando comenzaba mi carrera. En París, cuando llegué el director de la agencia quiso propasarse conmigo y como no lo permití y fui a quejarme con mi Booker, tenían miedo. Era una vergüenza que la modelo tuviese algo malo que decir o quejarse de algún comportamiento indebido. Me sentí muy desprotegida en ese entonces. Sentí que no tenía derecho a reclamo y que tenía que entenderlo y acostumbrarme a eso. Insólito. Me fui de la agencia”, explica la modelo.

Sosa asegura que, pese a ese momento incómodo, las situaciones han cambiado y afortunadamente las modelos son más escuchadas ahora. Pero también asegura, que para ser modelo hay que ser muy fuerte y valiente: “Opino a modo personal, que no todas o todos los que se declaran víctimas de estas situaciones, son personas libres de culpa. Solo me pasó esa vez y no propicie nada, pero también me sirvió para palpar comportamientos sospechosos en los que me tenía que mantener al margen. Yo soy capaz de identificar y alejarme de situaciones de las cuales no quiero ser partícipe ni estar siquiera cerca”, explica Sosa.  

¿Las redes sociales serán el cambio que necesita?

Nuevas plataformas como Instagram, se han convertido en todo un escenario extraordinario para cientos de personas que, sin ser modelos, han logrado calar como referentes de moda y estilo de vida. La libertad de creación de contenido, aumenta los índices de diversidad puesto que cada público puede seguir a aquellos personajes con los que se sientan más conectados.

La industria de la moda se ha visto obligada a incluir a rostros y cuerpos no tan estandarizados en sus campañas para poder aprovechar estas nuevas plataformas. ¿Será esta la solución? Es al menos un paso importante.

La industria tienden a estar tan estandarizada, que muchas veces parecen ser las mismas modelos en todas las pasarelas.

“Es una época para quitarle el poder indiscriminado a personas que no tienen que tenerlo. Ya no es solo a través de una sola vía que uno puede lograr el éxito. A mi me parece maravillosa esta era donde cualquier mujer, niña, hombre o quién sea, sin tener las medidas establecidas de cuerpo, piel, pueda a través de una red como Instagram, ahora pueda ser famoso, ser modelo o ser querido por una marca”, explica Nina Paternina.

Un mundo en el que la diversidad forme parte de la orden del día, aligerará la carga de cientos de modelos. Que se elimine el estándar de belleza de la industria del modelaje, sería un cambio muy positivo no solo para las campañas, sino para todas las modelos que luchan constantemente para pertenecer.

spot_img

Compartir

Relacionadas