¡Tres historias, tres vestidos! Los amores de Audrey Hepburn

Reciente

¡Directo al corazón! Vanesa Martín enamoró a Caracas con su simpatía y talento

Venezuela y la cantautora tuvieron un encuentro musical en...

6 cosas que puedes comprar si eres muy fan de Bridgerton

Con el boom de la tercera temporada de Bridgerton,...

Oreo es la galleta oficial de la Vinotinto

Oreo apoya el sueño Vinotinto al firmar un acuerdo...

Te contamos 5 cosas que no sabías de Nicola Coughlan ¡La actriz que deslumbra en Bridgerton!

Desde la primera temporada de "Bridgerton", Lady Penélope, el...

5 cosas que debes saber de Bridgerton 3 (sin spoilers)

Ya se estrenó la tercera temporada de Bridgerton y,...

Lidotel celebra buenas noticias en lo que va de 2024

Lidotel, la cadena hotelera más reconocida e importante de Venezuela,...

Reik trae un «Panorama» con su esencia original

La banda ha experimentado distintos sonidos y vuelven a...

Avanti presenta «Nuna», una nueva marca de productos de calidad para el cuidado del bebé

En el marco del Día de las Madres, Yaser...

Si podemos resumir la época dorada de la moda con un nombre, sería Audrey Hepburn. Haremos un recorrido por sus historias de amor más icónicas y además, te mostraremos cuáles fueron sus vestidos al momento de pronunciar el “Sí, acepto”. Sus vestidos además de ser súper distintos entre sí, son la inspiración perfecta para las novias que buscan un vestido con una chispa clásica, pero fuera de lo común.

James Hanson (1952)

El vestido fue diseñado a la medida por Zoe Fontana y estaba completamente listo para usar. Audrey convenció a la diseñadora de donar el vestido a una novia que no pudiera costear un vestido de ese calibre. Se lo dieron a una joven granjera y tiempo después, fue subastado por más de 10.000 dólares.
El vestido de Zoe Fontana se ajustaba perfectamente a su mini cintura. Además, el cuello estilo barco es idéntico al de Meghan Markle.

Audrey Hepburn conoció a James Hanson, un ocupado empresario británico en una fiesta. Con 22 años, su carrera estaba en el mejor momento y el amor, solo parecía ser la cereza del pastel. La conexión fue instantánea, solo había un pequeño inconveniente: ambas agendas eran extremadamente ocupadas.

Si bien con el amor a flor de piel, todos los problemas parecen fáciles de solucionar, cuando Hepburn comenzó a analizar la relación, decidió ponerle un punto final. La pareja se había comprometido, la boda estaba en camino e incluso, ella ya tenía listo su vestido, pero entendió que Hanson no era para ella.

Mientras ella pasaba su vida en estudios de grabación y viajando a diferentes locaciones, Hanson estaba trabajando en crear su imperio (era uno de los hombres más millonarios del momento), así que ambos tenían muchos asuntos por resolver en el trabajo.

En una carta a una amiga íntima, escribió: “Con el corazón muy pesado, te estoy escribiendo que James Hanson y yo ya no estamos comprometidos. Sé que es poco lo que tengo que explicarte, con un hombre de esta profesión… Por un año, pensé que era posible hacer que nuestras vidas combinarán y que nuestras carreras funcionaran… Es muy triste lo que estoy haciendo, pero estoy segura que es la única decisión posible”.

Te podría interesar: TODO lo que DEBES aprender de la princesa Beatriz de York para que tu boda sea mágica

Mel Ferrer (1954)

Su vestido corto, de mangas largas y abombadas, fue diseñado por Pierre Balmain, quien estaba comenzando con su imperio de moda en Francia. Marcó la pauta para el momento y aun todavía, se sigue utilizando ese corte de vestido inspirado en ella.

Al mejor estilo de una película de Hollywood, dos colegas se enamoraron perdidamente en el trabajo. Ambos actores reconocidos y admirados, se conocieron en una reunión social y salió un proyecto juntos: “Ondine”, una obra para Broadway en la que trabajarían en conjunto y que al poco tiempo sería todo un éxito.

Nuevamente, Audrey muestra interés por un vestido ceñido a su cintura perfecta. NO era blanco, era color crema.

Todo florecía con Ferrer. Tener una carrera en conjunto los llevó a entenderse maravillosamente, cuando de responsabilidades se trataba. Se casaron en Suiza, en una ceremonia privada en la que buscaban huir de la prensa. Audrey Hepburn, escribió en una carta a una amiga, los detalles de la boda diciendo:

“Amaríamos tenerte en nuestro día de bodas. Haremos que un carro te recoja y te lleve a nuestra montaña secreta, el viernes, para un encuentro en nuestro chalet, con nuestros más cercanos y queridos. El sábado, será la boda. Queremos mantenerla en secreto para que no aparezca la prensa”.

La pareja fue feliz por mucho tiempo, pese a que tuvieron muchos inconvenientes al momento de concebir, lograron mantener su matrimonio estable. Ocho años después de su unión, se terminó por diferencias irremediables. Audrey se confesó años después, diciendo:

“No puedo explicar la desilusión que supuso nuestra ruptura. Lo intenté y lo intenté. Sabía lo difícil que era estar casado con una estrella mundial, a la que reconocen en cualquier sitio. Mel sufrió mucho. Pero créanme, yo puse mi carrera en segundo lugar».

Para mantener la sanidad de su matrimonio, ella renunció a numerosos proyectos e incluso, dejó de trabajar por un año para cuidar a su primogénito, pero aun así, no funcionó.

Te podría interesar: ¡Desde Beethoven hasta Dalí! Las cartas de amor más hermosas de la historia

Andrea Dotti (1969)

El vestido corto de Givenchy, acompañado con un cuello abombado y una capa en la cabeza en conjunto, se convirtió en un clásico de los 70’s.

Su unión con Andrea Dotti rompía los estándares de la época, ella era 9 años mayor que él. Cuando se casaron, Aufrey tenía 39. Aun así, la relación fue la más duradera de su vida. Dotti era un psiquiatra muy afamado de la época.

La pareja se conoció en un crucero italiano, juntos decidieron emprender un viaje a las ruinas de Grecia, en el que el amor floreció maravillosamente. Se casaron poco tiempo después. Si bien todo al principio parecía funcionar, la diferencia de edad comenzó a afectarlos.

El diseño de Givenchy la hizo lucir perfecta, además se volvió un ícono. ¿Cuántas veces hemos visto este corte de vestido?

Dotti era frecuentemente fotografiado con otras mujeres y los diarios publicaban las fotos en primera plana. Esto destrozaba a Hepburn. Después de una larga búsqueda, llena de abortos espontáneos y otros inconvenientes físicos, lograron tener un hijo: Luca Dotti, quien nació un año después del matrimonio.

Las constantes infidelidades de Dotti, hicieron que Audrey decidiera ponerle un punto final a su relación. El divorcio no fue público y la pareja se mantuvo en contacto constante por el bienestar de su hijo. Fue el último matrimonio de Audrey Hepburn.

Como vemos, la vida de Audrey Hepburn en el amor no fue la más dichosa, pero cada uno de sus vestidos de novia, marcó tendencia e incluso, años después podemos ver las referencias en vestidos actuales.

3 vestidos completamente diferentes que son una inspiración para las novias que buscan un vestido clásico pero diferente, además, ¿Qué es más clásico que Audrey Hepburn?

spot_img

Compartir

Relacionadas