¡Seis joyas icónicas de películas románticas! 

Reciente

Todo listo para recibir a Estopa en Venezuela

Falta poco para que Estopa llegue al país. Los...

¡La moda está de luto! Muere el diseñador italiano Roberto Cavalli

Roberto Cavalli fallece en Florencia a los 83 años...

Pádel Fest: el gran evento del pádel en Venezuela

Diez días de deporte y diversión, así es el...

Back to Black: el viaje a la oscuridad de Amy Winehouse

Back to Black, el muy esperado biopic de la...

La rebeldía de un amor en «Vidas Privadas» celebra su segunda temporada

Los protagonistas de esta divertida aventura comparten con el...

Natalia Jiménez se reencuentra con Venezuela para brindar 20 años de Antología

La artista española Natalia Jiménez se prepara para un...

¡Moda esencial! Avanti recibe a la marca Essens

La fiema anuncia su llegada a la prestigiosa tienda...

¡Las queremos ver ya! Las 5 películas más esperadas del 2024 (+ fechas)

Si bien los primeros meses del año el cine...

En estas historias de amor las joyas también son protagonistas

Titanic (1997)

Este año, podemos volver a ver esta icónica película en el cine en febrero -remasterizada y en 3D- como parte de la celebración de su aniversario #25. Por supuesto, un elemento importantísimo de la trama es el llamado “Corazón del Océano”, un gran diamante azul en forma de corazón que Caledon le regala Rose y le dice que pertenecía a Luis XVI (que luego acusan a Jack de robárselo). En la vida real, este collar existe y de llama el “Hope Diamond”.

Su forma de corazón no es tan marcada como el de la película y se cree que es un diamante maldito y todo aquel que lo posea o lo toque tendrá mala suerte. Es de 45.52-carat, perteneció a las joyas de la corona de Francia y en 1958 fue donado por el joyero estadounidense Harry Winston al Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana de Washington, D.C., donde está exhibido al público. 

Cómo Perder a un Hombre en 10 Días (2003)

El vestido amarillo de Kate Hudson con la espalda descubierta fue replicado cientos de veces, pero igual de impactante fue el collar con aquel diamante amarillo que completó su look para la gala de “Frost Yourself”. Harry Winston fue el creador del “Diamante Isadora”, que fue llamado así por la famosa bailarina Isadora Duncan. Después de la película, fue vendido por $5 millones.

Te puede interesar: Las joyas reales que generan revuelo e Italia después de 76 años

Pretty Woman (1990)

Julia Roberts usa muchas joyas en esta película romántica, pero sin duda, el collar de rubíes que Richard Gere le entrega para combinar con su vestido rojo para acudir a la ópera es el más inolvidable, no sólo por su espectacular diseño, sino porque nos dio una de las escenas más icónicas de este film cuando ella está a punto de tomarlo y él le cierra la caja en forma de broma y Vivian suelta una carcajada. Por cierto, ¿sabías que eso no estaba en el guión y fue una broma que le quiso hacer Gere a Roberts pero como quedó tan genuina lo dejaron? 

Legalmente Rubia (2001)

¡Pobre Elle Woods! Se enteró que su novio la dejó y se comprometió con otra cuando le vio a Vivian “un diamante de 6 carat de Harry Winston en su huesudo y sin esmalte dedo”. Lo bueno es que, en la segunda parte, ella no sólo se compromete con un mejor hombre, sino que también recibe su anillo de Harry Winston, pero esta vez un zafiro rosado (muy al estilo de ella) de de 5 carat rodeado de diamantes. 

Breakfast at Tiffany’s (1961)

Audrey Hepburn hizo que las perlas pasaran de ser algo clásico a moderno y cool en este film. Esa primera escena de ella desayunando frente a la vitrina de Tiffany & Co. con un vestido negro de Givenchy y ese enorme collar de perlas (que hacen el look) ha pasado a la posteridad; incluso, por personas que no han visto la película, pero igual desean replicar el atuendo. Otro dato curioso de esta cinta es que, aunque pareciera una gran publicidad para esa casa joyera “porque nada malo puede pasar en Tiffany’s”, Hepburn no usa ni una joya de ellos. 

Sex and the City 2 (2010)

Una historia de amor como la de Carrie Bradshaw y Mr. Big se merecía un anillo de compromiso verdaderamente único: un diamante redondo negro de entre 10 y 12 carat con una banda de platino y pequeños diamantes. Una joya muy chic y, sobre todo, única… porque como le dijo Mr. Big a Carrie: “porque tú no eres como ninguna otra”

spot_img

Compartir

Relacionadas