Instagram implementa normas para prevenir la incitación a la anorexia

Reciente

Miley Cyrus estrena nueva canción y video junto a Pharrell

Se llama “Doctor (Work It Out)” y seguro te...

«Garra de Hierro»: conoce la verdadera historia de los hermanos Von Erich

Garra de hierro, la nueva película protagonizada por Zac...

«The Nine: 9 Códigos de Luz» es el segundo libro de Lorena Godoy

La autora Lorena Godoy, presenta una interesante edición titulada...

Falleció Cat Janice y te contamos la historia detrás de su canción que se ha viralizado en las redes sociales

Cat Janice, la joven norteamericana con un cáncer terminal,...

Vanesa Martín compartirá su arte musical por primera vez en Venezuela

La cantautora malagueña Vanesa Martín expresa a través de...

Fragolate trae heladas novedades con Angelica Locantore

Fragolate Heladería Artesanal, continúa innovando con la creación de...

¿Sabes quién es Sandra Hüller? Conoce a la actriz alemana que tomó a Hollywood por sorpresa

Sandra Hüller es la actriz del momento, no en...

Kany García cancela conciertos en Venezuela por incumplimiento de contrato

A través de un comunicado de la oficina de...

Poco a poco, hemos visto cómo las redes sociales se han vuelto un punto fijo de críticas, amenazas y comentarios negativos por parte de usuarios que incitan el bullying. Y, para prevenir ciertas acciones que provoquen algún revuelo en las plataformas, así como de evitar que tome un foco diferente, Instagram ha tomado medidas contra esta problemática. Por ello, junto a Facebook se ha lanzado un nuevo método que consta de la censura de imágenes que hagan referencia a temas como la anorexia y la bulimia.

Sin duda alguna, con el paso del tiempo se ha notado que los usuarios en las redes sociales han incitado y estimulado este tipo de problemas de salud, a tal punto de que estos temas se vuelvan tendencia y afecten a millones de personas. Por ello, Instagram y Facebook han implementado la censura de imágenes que contengan costillas marcadas, barrigas con forma cóncava y los conocidos «thigh gaps» o hueco entre los muslos.

Te puede interesar:
De esta forma podría ser la próxima generación de iPhone

Y es que, la red social de la camarita se ha convertido en la plataforma más perjudicada por este fenómeno, debido a su origen fotográfico y a la facilidad que ofrece a la hora de buscar y llegar a un contenido en específico mediante sus etiquetas. Pues, con una simple búsqueda del tag «anorexia» arroja más de cinco millones de publicaciones.

Sin embargo, el verdadero problema al que se enfrentan las redes 2.0 se encuentra en la jerga cambiante que usan las comunidades Pro-Ana y Pro-Mia para difundir su contenido, dejando a un lado los filtros y rompiendo las reglas. Uno de los usos más frecuentes de saltarse dicho filtros, tanto en Instagram como en cualquier otra plataforma, es escribir mal a propósito el hashtag.

Por ello, con el objetivo de evitar que personas con anorexia o bulimia usen la red para compartir experiencias, fórmulas y competiciones para adelgazar, Instagram tiene una lista de etiquetas que no se pueden y usar y ha agregado advertencias a otras que podrían usarse para promover malos hábitos alimenticios. En cada una de esas notas de precaución se explica el peligro de acceder a ciertos contenidos cuando los buscaos y ofrecen consejos para obtener ayuda.

Mientras tanto, las herramientas que Facebook y su filial usan para detectar este tipo de contenido es el aprendizaje automático y las denuncias de otros usuarios. Y, además, no disponen de moderadores que se encarguen de buscar de manera activa el contenido que incumple sus normas comunitarias sino que solo revisan lo denunciado.

No obstante, organizaciones de personas que sufren de anorexia y bulimia siguen  pidiendo a las compañías de estas plataformas más responsabilidad frente a la dificultad que tienen los algoritmos para detectar el contenido dañino, pudiendo llegar incluso a promocionarlo y sugerirlo a sus usuarios de forma involuntaria.

A pesar de que Instagram y Facebook prohíben en sus normas el contenido que «promueva o glorifique los desórdenes alimenticios», desde la empresa han asumido públicamente la complejidad del problema y, asesorados por los expertos con los que trabajan, apuestan por seguir como estrategia el ofrecer ayuda para facilitar la recuperación.

Te puede interesar:
7 productos tecnológicos con los que podrás unirte a la onda Eco-Friendly
spot_img

Compartir

Relacionadas