¿Cómo vive un chef? La vida del venezolano Yvan Lemoine que trabaja en Nueva York

Reciente

Avanti y Yaser Dagga formarán parte del Festival Intercolegial de Gaitas

Desde el 15 de mayo, Galería Avanti junto a...

Karina disfrutó del amor de su público y conquistó los corazones con su música

La querida artista brindó su arte en un concierto...

Bodegas Pomar presenta a sus nuevos embajadores

La cantante Karina, el especialista en vinos Carlos Torrealba...

“Fedal” de regreso gracias a Louis Vuitton

Los dos tenistas se unieron para una campaña emotiva,...

Orfebre venezolana presente en Cannes

En el Festival de Cannes el actor Nicolas Cage...

Laura Termini regresa a Venezuela con proyectos que enaltecen al talento nacional

Es actriz, animadora, actriz de doblaje, cantante y más,...

«Criaturas asombrosas» una aventura que estará en el Festival de Cine Francés en Venezuela

Drama, ciencia ficción y humor, es la esencia de...

Nacido en Caracas, pero siempre preparado para la grandeza, el chef venezolano es el encargado principal de dos importantísimos restaurantes mexicanos de la gran manzana. Detrás de todo su éxito, se esconde una vida disciplinada y llena de cosas qué hacer. ¿Cómo lo logra todo Yvan Lemoine? ¿Cuál es su rutina? Aquí te contamos todo.

Un venezolano conquistando Nueva York

(Foto: Tess Mayer para The New York Times)

¿Quién es Yvan Lemoine? Es un joven caraqueño de 37 que estudió cocina en el famosísimo Institut Paul Bocuse en Lyon, Francia. Su visión internacional lo llevó a ser el chef ejecutivo de dos de los restaurantes mexicanos más importantes de Manhattan, el Gitano Jungle Room NYC y el Gitano Garden of Love.

Su disciplina y pasión por lo que hace, lo han llevado a crearse un nombre y a ganarse una posición en el mundo de la cocina mexicana y en las mesas de los comensales norteamericanos. ¿Cómo lo logra? “Estoy en mis restaurantes los siete días de la semana, y los domingos son tremendamente movidos durante el almuerzo”, explica el chef.

Chef y empresario: la receta para el éxito

«Los espacios están decorados con palmeras y hemos tratado de emular en Nueva York la sensación de estar en la playa en Tulum, en la medida de lo posible», explica el chef. (Foto: Tess Mayer para The New York Times)

Además de trabajar los 7 días de la semana en los dos restaurantes, también creó un grupo titulado AKIN Hospitality Group, que tiene como propósito ofrecer servicio de catering para cualquier establecimiento.

¿Qué hacen en la empresa? Está formado por profesionales apasionados en la industria de restaurantes y hoteles para crear experiencias gastronómicas memorables. Desde comidas rápidas e informales hasta restaurantes de alta gama y operaciones de alimentos y bebidas en hoteles, tenemos la experiencia, el talento y la disciplina para crear experiencias gastronómicas memorables y duraderas.

¿Qué hace un chef un domingo?

Reconocido por su éxito y admirado por su ritmo de trabajo, Yvan Lemoine fue recientemente entrevistado por The New York Times con una propuesta curiosa: averiguar cuál es su rutina un domingo por la mañana.

Todo comienza con un par de emails: El chef se despierta a las 7 de la mañana -incluso los domingos-, “Rebeca -su esposa-, no se levanta hasta las nueve, así que es mi tiempo para estar conmigo mismo”, explica. Lo primero que hace es leer todos los correos del restaurante que le llegaron la noche anterior. ¿Qué le dicen los correos? Cuántos comensales tuvo cada uno, cuánto dinero ganaron y si sucedió alguna eventualidad. No responde ninguno, solo los lee.

Tomo café, luego existo: Después de leer los correos, se hace una taza de café. “He estado obsesionado con el café de prensa francesa”. Una vez que la cafeína entra en su sistema, comienza a contestar los correos.

Yvan Lemoine entrenando un domingo en la mañana. (Foto: Tess Mayer para The New York Times)

El ejercicio es la clave para conquistar el mundo: La vida de un chef es un ciclo sin fin entre comer y cocinar. “Como chef, es muy fácil comer mucho y ser sedentario. Solía ser así y sentirme poco saludable, pero acabé por hartarme. En los últimos seis meses, me he dedicado a hacer ejercicio y comer mejor y he bajado 13,6 kilos. Mi entrenador, George Ducos, me ha ayudado mucho. Lo veo dos veces a la semana. Sabe lo cansado que estoy las mañanas de domingo porque los sábados los restaurantes cierran hasta tarde, pero es implacable. Hacemos algo de cardio y pesas y, al final, estoy listo para conquistar el mundo”, explica.

Te podría interesar: Los 52 destinos que deberías visitar según The New York Times. 

Comienza la locura del almuerzo dominical: Al salir del gimnasio, se toma un jugo verde con proteína en polvo y se dirige en metro hacia los dos restaurantes de gitanos. ¿Cómo es cada uno? “El que está en James es más una fiesta con mucho tequila. Garden of Love es más bohemio y relajado”, comenta. Siempre sale muy tarde: “Los restaurantes se llenan alrededor de la 1:00pm y permanecen así hasta las 7:00pm. La gente no tiene prisa por llegar a sus casas”.

¿Qué le toca hacer en el restaurante?: Estoy en la línea de producción cocinando todo el tiempo en ambas cocinas y corro de un lado a otro toda la tarde. Como chef principal, trato de trabajar en todas las distintas estaciones porque así es como veo qué podemos mejorar y qué funciona bien. También oriento a aspirantes a chef en nuestro personal”, comenta Yvan, su trabajo es agotador, pero es su pasión.

Una mente trabajadora que nunca se cansa: El chef planea abrir un nuevo restaurante. Se llamará Casa Nomad. Le toca supervisar todo, desde la construcción del local, hasta los menús.Los nuevos proyectos requieren de mucho trabajo, pero son emocionantes. Durante el día, serviremos platillos saludables y rápidos con tazones de ensaladas y arroz integral. Por la noche, el espacio se convertirá en un bar de barrio con cocteles y platillos de porciones pequeñas”.

Yvan Lemoine y su esposa cenando en su casa. (Foto: Tess Mayer para The New York Times)

¿Cómo termina su día? En la cocina, pero con su esposa:  Después del trabajo se encuentran juntos a eso de las 8:00 pm para hacer las compras. Al llegar a la casa, comparten juntos. “Cocino cualquier cosa que a ella se le antoje, pero casi siempre es salmón con almendras y alguna ensalada. De camino a casa, hacemos una escala en nuestra tienda de vinos local y compramos un par de botellas. Una para la noche y otra para el resto de la semana”. Su día agitado termina en el sofá, con su esposa mientras ambos se distraen con alguna serie de Netflix.

Si quieres más información, puedes seguir a Yvan haciendo clic aquí y a sus restaurantes aquí. 

spot_img

Compartir

Relacionadas

¡Moda con Amor! Purificación García comparte su “Cubocorazón”

En el mes del amor, Purificación García decide ser...

¿Qué ver en Falcón? 5 maravillas turísticas que DEBES conocer

Algunos lo relacionan exclusivamente con los médanos, pero Falcón...