ARQUITECTURA DEL SIGLO XXI: 5 MODERNOS EDIFICIOS EN NUEVA YORK

Si eres amante de la arquitectura una de tus grandes pasiones debe ser conoce lo nuevo que se va generando en las grandes ciudades del mundo, y Nueva York siempre ha sido reconocida por ser la capital de los rascacielos. Cada día vemos en las redes sociales y en las películas los grandes edificios que adornan esta hermosa ciudad, y que época tras época evolucionan de la mano con la tecnología y el progreso que hay en el mundo arquitectónico; es por eso que te mencionaremos 5 edificios que no debes perder de vista si el tema de los bienes raíces te apasiona.

Te puede interesa:
Conoce la casa en la que la familia Obama pasaba sus vacaciones

1. WTC 7

Este edificios de 52 pisos contiene una gran diversidad de oficinas y fue construido por la firma SOM, el cual fue hecho con pesados vidrios laminados y ultra claros. La intención de los arquitectos fue dar la impresión de un gran espejo para la ciudad, hecho con cristal brillante.

Aunque muchos creen que esta torre es de color azul, la verdad es que el cristal no tiene color; las tonalidades de esta pieza arquitectónica son un reflejo de cielo y sus hermosos matices que surgen a lo largo del día; y esta fue precisamente la idea de los creadores.

Otro de sus más grandes atractivos es su amplio lobby, con una instalación de luces LED hecho por la artista Jenny Holzer. Este edificio es el pionero en Nueva York en tener la certificación LEED Gold del Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos, pues su propuesta es en base al diseño sostenible.

 

2. Blue Tower

Esta torre de 17 pisos esta situada en Lower East Side y contiene 32 apartamentos de uso residencial, y es la primera obra del arquitecto Bernard Tschumi con este fin. El edificio esta totalmente recubierto por paneles de vidrio azul en diferentes tonalidades, y de allí proviene su nombre.

Lo más interesante de este diseño es la interesante forma convexa en su parte superior, lo que lo hace elevarse muy por encima de los edificios vecinos, pues su asimétrica forma representa la agitada vida de su contexto.

Esta torre también fue pensada en base a la arquitectura sostenible, pues cada apartamento cuenta con materiales que se pensaron para el ahorro de energía, como ventanas angulares y pisos de bambú; aunque también tiene detalles lujosos como acabados en cuarzo y gabinetes laqueados para demostrar que la combinación entre elegancia y mundo verde sí se puede lograr.

 

3. New York By Gehry

El diseñado y moderno edificio, muy cerca al Brooklyn Bridge, fue construido por el canadiense Frank Gehry, siendo este un total acierto en el mundo de la arquitectura y dejando su huella en este ámbito. Cuenta con 76 pisos y más de 900 apartamentos envueltos en una reinterpretación del diseño clásico, pues ha sabido imponerse en la zona con su dinámica fachada.

Su exterior guarda semejanza a un juego de ondas sobre una superficie acuática, gracias a que esta totalmente hecha en paneles ondulantes de acero inoxidable fusionado con cristal, es por eso que al pegarle el sol se refleja un sutil brillo. La musa que dio inspiración al arquitecto fue el drapeado de las telas en las esculturas del italiano Gian Lorenzo Bernini.

El interior de esta obra también fue creación de Gehry y se destaca por sus pisos en madera de roble blanco y grandes ventanales con cortinas que no impiden contemplar la dinámica vista de esta metrópoli. Además en su planta baja esta estructura contempla una escuela pública, un centro hospitalario, dos plazas y varios locales comerciales.

 

4. One Madison Park

Esta torre esta ubicada en al sureste de Madison Square Park y fue creada por la firma de arquitectura Cetra/Ruddy, ganándose un prestigioso lugar en los lugares icónicos de la hermosa Manhattan, por su distintivo y llamativo diseño.

Su forma esbelta conjuga la tradicional estructura heredada de los años 60 y 70 con la diseñada y abstracta forma de crear edificios en el siglo XXI. Esta torre cuenta con ingeniería innovadora, con la intención de construir una obra de arte en pleno corazón neoyorkino.

Cuanta con 189 metros de altura, y su cuerpo central se se cuelga una serie de formas cúbicas situadas de modo asimétrico en relación al eje vertical, dando como resultado que la fachada produzca una sensación de ingravidez y se genere una diversidad tipológica.

 

 

5. 41 Cooper Square

El arquitecto estadounidense Thom Mayne no es conocido por hacer edificios sencillos y este proyecto creado para la sede del Progreso de la Ciencia y el Arte no es a excepción. 

Tardo tres años en realizar esta torre de fachada cóncava envuelta por una pantalla rasgada de metal brillante. Todo aquel que transite por Cooper Square tiene la suerte de contemplar esta gran obra arquitectónica, que cuenta con grandes columnas en V, las cuales sostienen la estructura.

En su interior esta obra fue esbozada como una plaza de apilado vertical, organizada en torno a un atrio central. Las instalaciones fueron utilizadas para crear salones con propósitos académicos y laboratorios; además cuenta con galerías de exhibición, espacios con multi propósitos y tiendas.

Te puede interesar:
Te has preguntado ¿Cómo serán los ascensores del futuro?

Comentarios

comentarios