FRIDA KAHLO: UN ICONO QUE NO PASA DE MODA

Frida Kahlo es sin duda una de las personalidades más importantes en influyentes del siglo pasado, quizás de la historia entera de la humanidad. Una mujer que, como otras grandes de la historia, estuvo adelantada a su época.

Por encima, no pareciera que esta mexicana con bigote, comunista y uniceja tuviese algo que ver con la moda. Pues nada más alejado de la realidad, la pintora, que fue portada de Vogue Latinoamérica en noviembre de  2012, es uno de los iconos de más resaltantes de la moda.

Al punto de que sus vestidos se expusieron al público, como parte de un proyecto titulado “Frida Kahlo: las apariencias engañan”. En dicha exhibición, los vestidos que la artista había usado, se mezclaban junto a las decenas que han creado otros diseñadores con ella como inspiración.

Son los grandes nombres de la industria como Jean Paul Gaultier, Dolce & Gabbana, Alexander McQueen, Karl Lagerfeld o Moschino, quienes la han extraído del pasado para poner su estilo sobre un sinfín de modelos que la han revivido en la pasarela.

Y no es para menos, en una época en la que las mujeres se vestían siguiendo las tendencias europeas, Frida fue una maravillosa transgresora de eso, con alusiones prehispánicas en sus ropa junto a un estilo mestizo que dejaban ver que no se avergonzaba de sus raíces, más bien las enaltecía y jugaba con ellas al combinarlas a la perfección con detalles orientales.

No es sorpresa que su arte no se limitara a la pintura y escritura, sino que demostrara que era capaz de transmitir sus sentimientos en su forma de vestir, o hasta de peinar, su característica trenza adornada con flores es un clásico como ningún otro. Me atrevería a decir que es quizá el peinado más característico que ha tenido una personalidad latinoamericana.

Su legado ha traspasado continentes y se puede ver en todas partes del mundo, como es el caso de la marca  AAVVA, originaria del Líbano, recientemente lanzó una colección inspirada en el estilo de la mexicana.

Cosas muy arriesgadas que solamente una mujer fuerte como, sin duda alguna, lo era Kahlo, podría hacer.

Comentarios

comentarios