CAROLINA HERRERA: SINÓNIMO DE ELEGANCIA

Hay muchas personas que día a día en diferentes disciplinas se encargan de dejar el nombre de Venezuela en alto, una de las más resaltantes ha sido la diseñadora Carolina Herrera, quién supo hacerse con un gran nombre dentro de la industria de la moda, llenando de elegancia las pasarelas durante 35 años y que recientemente ha anunciado que dejará la dirección creativa de la marca para dedicar más tiempo a otras cosas.

Te puede interesar
COCO CHANEL: LA REVOLUCIÓN DE LA MODA

La noticia se dio a conocer días previos al desfile de la colección Otoño-Invierno 2018-2019, presentada en el marco de la New York Fashion Week. Asimismo, Carolina desfiló ante el publico junto a una colección que conmemora lo mejor de su estilo, en la que las camisas blancas se adueñaron de las pasarelas para demostrar, una vez más, que la simpleza puede cargar consigo toda la elegancia que una mujer necesita.

Nació y creció en la capital venezolana, en el ceno de una de las familias más acaudaladas del país, por lo que el mundo del lujo siempre fue familiar para ella.  Sin embargo, no fue hasta 1981 cuando lanza la primera colección bajo su nombre, esto con el apoyo de su amiga Diana Vreeland, una de las legendarias editoras que ha tenido la revista Vogue.

Así, con un estilo minimalista y elegante, donde los cortes arquitectónicos y geométricos siempre se hacen presente , presentó enfocado en satisfacer las necesidades de una mujer moderna que no necesita la aprobación de nadie, más que de ella misma, para ser quién es.

Yo tengo una responsabilidad con la mujer de hoy,  para hacerla sentir confiada, moderna y, por encima de todo, hermosa.

No por nada diseño el vestido que llevaría Caroline Kennedy el día de su boda; y poco a poco se fue acercando más a la Casa Blanca, llegando a formar parte de la lista de diseñadoras predilectas para vestir a las primeras damas de Estados Unidos, fueran republicanas o demócratas.

Te puede interesar
VERSACE: VIDA, MUERTE Y RESURRECCIÓN DE UNA LEYENDA

Durante su carrera ha sabido defender el concepto de elegancia como sinónimo de belleza, lo que conjuga a la perfección al estar totalmente en contra de las tendencias. Manteniendo la belleza como máxima suprema de sus diseños. Gracias a esto sus obras no pierden vigencia, y un diseño de su primera colección podría verse igual de bien al día de hoy que cuando se mostró en la pasarela.

 

 

Comentarios

comentarios