DIARIO DE UN VIAJERO: DISFRUTANDO COMO “BANDIDO” EN BOGOTÁ

 

.-Por Reinaldo Pulido

@ReinaldoPulido

Bogotá cada día ofrece más y más alternativas gastronómicas, así como vida nocturna. En esto último puedes irte al bar más sabroso y tranquilo, hasta un gran local donde el vallenato es el protagonista durante horas, bebiendo, claro está, aguardiente colombiano.

En el tema del comer, la capital colombiana está muy bien abastecida. Y la verdad es que decidir a donde ir a cenar es un tema de pensarlo bien. Seguramente, lo adecuado sería dejarse llevar por lo que mejor te suene y ya. Muchas veces así sale mejor.

O como en mi caso, dejar que el Embajador de Colombia en Venezuela te recomiende. Creo que ahí si voy sobre seguro, ¿verdad? El Sr. Ricardo Lozano, en esa oportunidad, me recomendó varios locales a los cuales intenté ir a todos.

Uno de los lugares que me recomendó realmente me gustó mucho por la mezcla de elementos que encuentran en el sitio. Asi que si van a Bogotá, es una parada obligada Bistro El Bandido.

Lindo Bandido.

A post shared by @elbandidobistro on

Se trata de un verdadero bistró, un lugar bonito, decorado de forma muy original. Cuando se llena, hay que caminar apretado y eso, al menos para mí, en un lugar como ese, me parece ideal.

Apenas entré me encontré a mano de derecha con una pequeña tarima, en ella, una banda tocando música de Rolling Stones, pero en jazz. Que ese haya sido la bienvenida, ¡por Dios! Ya me puso a vibrar con el sitio. La música, en todo local, es un elemento fundamental.

En todo el centro del local hay una barra que es como el epicentro de todo: mucha gente y muchos mesoneros pasando con bandejas. La barra es una suerte de sitio para tomar un trago o área de espera por la mesa, el restaurante tiene mucha demanda o al menos la noche que yo fui. Además, el concierge del hotel me recomendó hacer la reservación con tiempo, ¡y le tomé la palabra! Fue lo primero que hice apenas llegué a la ciudad y fui la última noche, antes de regresarme.

Sparkling Bandit.

A post shared by @elbandidobistro on

Como buen bistró, es un lugar sin mucha parafernalia, porque un bistró realmente es una especie de botiquín -como le decimos en Venezuela-, agradable, donde se come sabroso y de ambiente desenfadado.

Mi concierge tenía peso en el sitio, apenas llegué y me anuncié, me pararon donde pudieron y a los pocos  minutos ya teníamos la mesa, en un lugar que estaba full en todas las áreas. Y donde puedes ver un grupo de señoras mayorcitas comiendo, otra gente vacilando la música, y muchos dedicados a beber, comer y en fin, pasarla bien.

La carta está compuesta de sándwiches, ensaladas, cremas, sopas y en los platos fuertes, hay salmón, ternera, cerdo, y el que yo probé que es mi predilecto, el gran Entrecote de Paris de 600 grs. (nada mas) con salsa bernesa y unas papas fritas divinas.

Entrecôte de 600 gr. para compartir. Pídalo con papas fritas.

A post shared by @elbandidobistro on

Claro está, con mucho vino y tragos. En resumen fue una visita agradable y diferente. Cuando vayan a Bogotá deben ir a El Bandido Bistró, es una obligación. Pero, recuerda reservar con tiempo.

Coordenadas:

http://www.elbandidobistro.com/es

Calle 79B, Nro. 7-12

Cale de los antiarios, Bogota, Colombia

Comentarios

comentarios