LA NOVELA “BLUE LABEL/ETIQUETA AZUL” SERÁ UNA PELÍCULA Y YA TIENE ELENCO

“Cuando sea grande quiero ser francesa”, con esta frase arranca una de las novelas literarias más importantes de la literatura moderna venezolana. Blue Label/Etiqueta Azul fue escrita por Eduardo Sánchez Rugeles (2010) y, luego de tantos tropiezos, esta obra por fin ve la luz y los rumores sobre su adaptación a la gran pantalla se confirman. Estará dirigida por Alejandro Bellame (El Rumor de las Piedras, 2011) y ha sido co-escrita entre Bellame y el propio Sánchez Rugeles.

Desde el restaruante Grill Market se llevó a cabo la rueda de prensa para presentar al equipo de producción de esta nueva cinta venezolana y tres de los principales actores. ¿La gran ausencia? Luis Tévez, así es, el simpático, profundo y volátil joven aún no ha tomado vida de las páginas.

Te puede interesar:
▪ VENEZOLANA GANÓ PREMIO “EURIMAGES” EN EL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

El elenco está conformado por María Gabriela de Faría como Eugenia Bianchi, Edmary Fuentes como Tina y Erick Palacios como Vadier. A ellos se suman William Goite, Alberto Alifa, Verónica Arellano, Martha Estrada y Willy McKey.

La película es la adaptación cinematográfica de la novela escrita por Sánchez Rugeles. Narra la historia de Eugenia Bianchi (María Gabriela), venezolana de 30 años que vive en Europa hace más de una década. Un día, Eugenia, recibe una llamada que le recuerda un aniversario, una cita y una promesa de amor que no quiere cumplir, pero esa cita le trae a la memoria una etapa de su vida en Caracas, cuando a sus 17 años, tenía la firme convicción de irse de Venezuela. Para lograrlo ella emprende, junto a su amigo Luis Tévez, un viaje por carretera hasta un pueblo al pie de Los Andes, en búsqueda  de un abuelo europeo que ella no conoce, con el fin de obtener el pasaporte de ese continente.

Y, como todo libro llevado a la gran pantalla, hay cosas que cambian. Los que más resaltan son: la ascendencia de Eugenia, ahora será italiana (dato: el director también es de familia italiana) y el cassette que sonará en el Fiorino no será de Bob Dylan sino del cantante de rock venezolano Cayayo Troconis.

Sánchez Rugeles en su sitio web confiesa que, “Entre todos estos tropiezos, el guión ha sido el principal beneficiario. Los retrasos, los largos parones, nos han obligado, permanentemente, a revisar el material con lupa, tras extensos períodos de reposo”.

Para este largometraje el equipo cuenta con un presupuesto de alrededor de 600 millones de bolívares que, con la situación inflacionaria que vive el país, Bellame confesó que este monto “varía practicamente a diario”. Por esta razón, el equipo busca participar en el Programa Ibermedia para poder grabar en Italia. El proyecto también contará con el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cenac) que aportará 20% del dinero necesario. La inversión privada se suma al financiamiento, pero Bellame dijo que eso se anunciará en su momento.

Se espera que la cinta se estrene en 2019 y sea llevada a varios festivales internacionales.

Te puede interesar:
ALEXANDRA BRAUN AHORA ES UNA ACTRIZ INTERNACIONAL

Comentarios

comentarios