LAS COSTUMBRES MÁS EXTRAÑAS DE SEMANA SANTA QUE NO CONOCÍAS

Ya casi se acerca la celebración de la Semana Santa, una semana que muchos aprovechan para viajar y disfrutar de unas vacaciones, y en donde otros conmemoran el significado de esta fecha en donde reviven y continúan tradiciones. Por eso acá te dejamos las tradiciones más particulares y diferentes que seguramente no sabías que existían.

 

1. El preso indultado por gracia divina (España)

Desde 1997 existe la extraña tradición de que en la época de Semana Santa, el pueblo de Logroño le pide al Gobierno el indulto para algún preso del centro penitenciario.

El indulto tiene que ser previamente aprobado por los Ministros, y de ser así este se realiza en el Jueves Santo durante la procesión de la cofradía. El preso debe de tener gran parte de la pena cumplida y no haber sido condenado por un delito mayormente grave.

 

2. Las campanas mudas (Bélgica, Francia y los Países Bajos)

Las campanas de las Iglesias permanecen mudas durante esta semana en señal de luto y respeto. La costumbre se debe a que las campanas vuelan de sus Iglesias hasta Roma y en la mañana del Domingo de Pascua, estas regresan trayendo a las comunidades huevos pintados de colores y chocolates.

 

3. El Scoppio (Florencia, Italia)

Esta tradición consiste en que en el Domingo de Pascua utilizan una carreta, tirada por bueyes, en donde tienen una caja que mide unos diez metros de altura que esta llena hasta el tope de fuegos artificiales. Luego, se detienen en la Iglesia y conectan una mecha que va hasta el altar. Y después de una lectura, la encienden para activar los fuegos artificiales en la entrada.

 

4. El ‘bollu’ de la suerte (España)

La costumbre se lleva a cabo en Asturias, y en el Domingo de Ramos, los ahijados le llevan a sus padrinos de bautizo estas ramas para desearles buena suerte. Luego, en el Domingo de Resurrección, los padrinos les devuelven las ramas a sus ahijados junto con una rosca de hojaldre rellena de almendras llamadas “bollu”. 
5. La costumbre del horneado (Polonia)
Una semana antes del Domingo de Ramos, se deja de hornear pan en las casas. Y el Viernes Santo se retoma el hábito. Y si alguna familia rompe la tradición el pueblo sería “condenado” a una larga sequía que solo se podrá arreglar si lanzan al culpable a algún lago.

Comentarios

comentarios