Las Rubias de Hitchcock

Alfred Hitchcock es recordado como uno de los cineastas más magistrales del séptimo arte, pionero en los géneros como el thriller y el terror, sus películas son consideradas como clásicos del cine, y su persona un permanece como un genio creativo.

El término rubias de Hitchcock se ha convertido en una denominación significante en la cultura pop, haciendo referencia a la preferencia del director al elegir actrices rubias para los personajes principales de sus historias, aunque es importante reconocer que esta tendencia no era una regla, Hitchcock basaba su predilección por las actrices de cabello claro con el argumento de que fotografiaban mejor cuando las películas eran grabadas en blanco y negro además de que complementaban la narrativa ya que agregaban un factor sorpresa con sus actitudes frías.

Estas mujeres no solo tenían en común el tono de cabello, sino que sus personajes eran fuertes, elegantes y misteriosos, Hitchcock cambio la forma en que las mujeres eran representadas en la pantalla grande, ya que se adaptan a la estética clásica pero actúan como mujeres modernas conscientes de su sexualidad y con una complejidad emocional oculta bajo un guardarropa impecable.

Grace Kelly: esta actriz nació para triunfar, ganadora del Premio de la Academia y luego princesa consorte de Mónaco, hace que la vida de la primera musa de Hitchcock parezca un cuento de hadas, protagonizó 3 películas del director Dial M for Murder en 1954, Rear Window en 1955 y To Catch a Thief en 1955.

Kim Novak: colaboró con Hitchcock en su filme más aclamado Vertigo  en 1958, la interpretación de Novak es obsesiva y oscura, trayendo una complejidad e inquietud interior al alma de su personaje, construyendo una personalidad que puede ser manipulada por un capricho. La intriga y dualidad de su papel contribuyen inmensamente en esta obra maestra.

Eva Marie Saint: El mismo Alfred fue quién decidió cortar su cabello para darle un toque más exótico, su papel de Eve Kendall es el de una mujer que no necesita un hombre para ayudarla, a lo largo de la película demuestra que es tan inteligente como atractiva. No conocemos sus verdades hasta el final del filme, a través de un sentido clásico del director.

Tippi Hedren: Hitchcock fue quién lanzó al estrellato a esta actriz americana, cuyo verdadero nombre era Nathalie Kay Hedren, su nombre artístico “Tippi” era su sobre nombre de la infancia, Hedren actúo en dos de las películas más perturbadoras del director inglés The Birds en 1963 y Marnie en 1964.

Janet Leigh: la muerte dramática de Marion Crane este impregnada en la mente de los cinéfilos, Alfred tomo una de las vías más arriesgadas a asesinar a su protagonista a la mitad del filme, lo que la catapultaría como una de las actrices de su generación, Marion es una mujer que parece tener todo bajo control, agradable y parece confiable, pero tiene el espíritu más descarado de las rubias de Hitchcock, no se puede confiar en ella, tiene un plan poco moral bajo la manga.

Comentarios

comentarios