LOS DIRECTORES DE “STRANGER THINGS” PRUEBAN QUE LA SERIE NO ES PLAGIO

Desde que la serie Stranger Things salió, la mayoría de los espectadores se quedaron enganchados para ver el desenlace ante el control mental de Eleven. Sin duda, esta ficción se hizo la serie del momento y a más de uno lo tenía intrigado con lo que iba a suceder en cada episodio.

A raíz de todo el éxito que obtuvo, el cineasta Charlie Kessler acusó a Matt y Ross Duffer, directores de esta historia de plagio. Según la denuncia Stranger Things se parecía demasia a un corto llamado Montanuk que salió en el 2012.

Te puede interesar:
HACKEAN LA CUENTA DE VEVO EN YOUTUBE Y BORRAN EL VIDEO “DESPACITO”

El corto se trataba de fenómenos paranormales y los hermanos Duffer apoyarían en el 2014 a formar una serie llamada “The Montauk Project”.  Además, el estreno de Stranger Things en Netflix fue en el 2015.

Ahora, según ha anunciado TMZ, Matt y Ross contarían con una serie de informes y correos electrónicos, datados de 2010 y 2014, que probarían que ya estaban trabajando en Stranger Thigs, más de 3 años antes de que Kessler se hubiera puesto en contacto con ellos, por lo tanto, no se trataría de plagio alguno.

En los emails obtenidos por, los creadores de Stranger Things comienzan a mostrar su visión e ideas sobre la serie, hablando de una ambientación ochentera (“ochenta arenosos”), así como de una realidad “paranormal”.

Estos documentos prueban que el señor Kessler no tuvo absolutamente nada que ver con la creación de Stranger Things. Los hermanos Duffer estaban desarrollando su proyecto años antes de afirmar haberlos conocido.

Te puede interesar:
11 DATOS CURIOSOS DEL COACHELLA

Comentarios

comentarios