¡UTILIZA LIPKAR PARA UN CUTIS PERFECTO!

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel muy común, que afecta tanto a adultos, niños y bebés. Según estudios, entre el 15% y el 30% de los niños padece esta condición, mientras que en los adultos puede llegar hasta el 10%. En la mayoría de los casos la dermatitis atópica comienza en la infancia y puede presentarse en dos fases: la fase activa, que también se conoce como brotes y, la fase inactiva en la cual desaparece parcial o completamente los síntomas de la enfermedad.

Por lo general, la dermatitis atópica en los bebés se manifiesta en la cara, cuero cabelludo, y superficies extensoras de los brazos y las piernas. En la edad pre escolar puede presentarse en las flexiones de codos y rodillas, así como las muñecas y los tobillos, aunque puede ocurrir en cualquier sitio. Una vez que el paciente llega a la adultez, la presencia de la enfermedad es más visible y afecta notablemente el estado anímico pues el eczema o irritación puede presentarse en el rostro y en las manos como la manifestación principal.

Una de las causas de la aparición de esta enfermedad es la alteración de factores genéticos. Sin embargo, la Dra. Zulay Rivera, dermatólogo y colaboradora de la marca La Roche-Posay, afirma que “la presencia de factores ambientales también pueden aumentar el riesgo de padecer dermatitis atópica: el estar expuesto a un ambiente urbano, la contaminación ambiental, el humo de cigarrillo y la exposición a los pelos de gatos y ácaros pueden ser causas importantes de la aparición del brote.”

Para controlar satisfactoriamente esta enfermedad, el papel del médico es crucial ya que es imperativa la educación del paciente y de la familia para evitar los factores de riesgos ambientales, así como las medidas de higiene. A continuación algunas de las recomendaciones que la Dra. Zulay Rivera sugiere a un paciente atópico:

  • Los baños deben ser cortos, con agua más fría que caliente.
  • Usar syndet (sustituto del jabón) para el lavado en especial en las áreas esenciales.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios.
  • Evitar la sudoración excesiva, la cual causa irritación cutánea.
  • Vestir prendas de algodón ligeras y suaves.
  • Los humectantes y emolientes que reparan y mantienen la integridad de la barrera cutánea son la piedra angular del tratamiento antipruriginoso y sequedad de la piel.
  • Los productos dermocosméticos deben ser balanceados con ingredientes eficaces que restauren la función barrera de la piel con una excelente tolerancia dermatológica y que contengan ingredientes capaces de revivir las defensas cutáneas naturales al proporcionar suplementos nutricionales para regular la microbiota cutánea.

 

m9129400-lipikar-baume-ap-200ml

Actualmente, La Roche-Posay ha desarrollado Lipikar Baume AP+, un producto que tiene extractos capaces de restaurar la zona de la piel afectada y aliviar los brotes del prurito. Es importante saber que esta enfermedad debe estar vigilada de cerca por un especialista en dermatología, que indique un tratamiento seguro y eficaz para evitar la prolongación de los síntomas.

Comentarios

comentarios