LOUIS VUITTON LANZARÁ EN SEPTIEMBRE NUEVO PERFUME

  En  2016,  la  Maison  Louis  Vuitton  se  está  preparando  para  explorar  un  nuevo  territorio:   el  perfume.  A  pesar  no  tener  precedentes  firmes  en  la  historia  de  la  Maison,  el  camino   del  olfato  no  es  un  terreno  desconocido.  Muy  por  el  contrario:  se  apoya  en  la  afición   legendaria  del  fabricante  de  baúles  por  los  estuches  para  productos  de  tocador,  los   frascos  para  viaje  y  las  fragancias  estampadas  que  Louis  Vuitton  creó  a  lo  largo  del  siglo   XX.       Para  retomar  su  viaje  por  la  ruta  de  las  fragancias,  la  Maison  Louis  Vuitton  preparó  cada   paso  meticulosamente.  A  modo  de  preludio  olfativo,  la  Maison  presenta  hoy  su  atelier   creativo  en  Grasse,  en  la  región  de  Provenza,  en  Francia;  la  trayectoria  única  del   perfumista  de  la  casa,  Jacques  Cavallier,  y  la  paleta  de  materias  primas  exclusivas  que   reunió  desde  su  llegada.    Es  una  invitación  a  viajar,  el  prólogo  de  una  partida  inminente.

Louis Vuitton 2

PERFUME  EN  EL  CORAZÓN  DE  LA  SAGA  DE  LOUIS  VUITTON

Desde  la  creación  de  sus  primeros  baúles,  en  1854,  un  rastro  de  perfume  ya  flotaba  en  el   aire  de  la  Maison  Louis  Vuitton.  Diseñados  para  proteger  incluso  los  objetos  más  frágiles   durante  viajes  prolongados,  estos  bolsos  lujosos  tenían  compartimentos  acolchados  para   los  perfumes.  Más  tarde,  en  la  década  de  1920,  vinieron  neceseres  sofisticados  y  la   creación  de  cepillos  con  carey,  espejos  con  marfil  y  frascos  de  perfume  de  todos  los   tamaños.  La  Maison  convocó  artistas  para  diseñar  motivos  decorativos  para  grabar  las   botellas  de  cristal:  Camille  Cless-­‐Brothier,  Gaston  Le  Bourgeois  y  André  Ballet  crearon   piezas  exquisitas  conocidas  como  “Editions  d’Art”.  Incentivado  por  el  éxito  de  estas   botellas  coleccionables,  en  1927  Louis  Vuitton  lanzó  su  primera  fragancia:  Heures   d’Absence,  rápidamente  seguida  de  Je,  Tu,  Il;  Réminiscences,  en  1928,  y  Eau  de  Voyage,  en   1946. El  misterio  que  rodea  a  estas  marcas  olfativas  se  mantiene  intacto:  a  pesar  de  que   todavía  existen  botellas  originales  en  perfectas  condiciones,  el  perfume  que  contenían  ya   se  evaporó  hace  mucho  tiempo.  Un  acto  olfativo  tan  efímero  ofrece  a  la  Maison  Louis   Vuitton  una  formidable  carte  blanche,  dándole  total  libertad  para  reinventar un verdadero trabajo artesanal y cultivarlo durante un largo período.

Louis Vuitton 1

UNA  PALETA  DE  MATERIAS  PRIMAS  EXCLUSIVAS

Innovación  al  servicio  del  lujo  verdadero     Como  otros  visionarios,  el  fabricante  de  baúles  Louis  Vuitton  y  sus  descendientes   siempre  pusieron  la  innovación  en  el  corazón  de  la  creación,  un  trazo  de  carácter   reconocible  desde  el  desarrollo  del  primer  baúl  a  prueba  de  agua.  Esto  se  debe  a  que  el   lujo  no  consiste  tan  solo  en  ofrecer  aquello  que  es  raro  y  valioso:  debe  anticipar  el   futuro.  Con  ese  espíritu,  Jacques  Cavallier  no  se  conformó  simplemente  con  crear  una   gama  extraordinaria  de  materias  primas.  Durante  más  de  cuatro  años,  las  hizo   progresar.  Con  la  ayuda  de  tecnología  de  vanguardia,  produjo  su  propia  visión  de  una   paleta  soñada.  Algo  inédito.     Una  infusión  del  cuero  Louis  Vuitton.   Por  supuesto,  ya  existían  diversas  notas  para  simular  la  presencia  de  cuero  en  la  fórmula   de  un  perfume,  pero  la  visita  a  diversos  talleres  de  Louis  Vuitton  inspiró  a  Jacques   Cavallier  a  inventar  una  infusión  hecha  a  medida.  De  todos  los  aromas  de  cuero  que   exploró,  una  que  le  atrajo  fue  la  esencia  suave  del  cuero  natural,  el  liviano  material  beige   usado  para  cubrir  las  manijas  y  las  correas  de  los  baúles  y  bolsos  de  la  Maison.  Fascinado   por  la  sutileza  de  su  fragancia,  que  es  más  floral  que  almizclada,  Jacques  Cavallier  pidió   al  taller  de  perfumería  que  realizara  una  extracción  de  ese  cuero.  Empapado  en  alcohol,   el  cuero  se  vuelve  resinoide,  una  sustancia  oscura  que  se  aclara  una  y  otra  vez  hasta   obtener  una  nota  límpida.

Louis Vuitton 3

Comentarios

comentarios