HIDRATA TU RENDIMIENTO AL EJERCITARTE EN 3 PASOS

 

.- Por: Jean Carlos González Lucena

@TuNutricionista

Nutricionista – Gimnasio 398

Uno de los factores de mayor incidencia sobre el rendimiento es la hidratación, un organismo deshidratado no podrá realizar las labores de trabajo o recuperación de manera óptima. La actividad física intensa combinada con altas temperaturas y humedad generan grandes pérdidas de líquido, mediante el sudor, en un esfuerzo para enfriarnos; es importante destacar que más sudor no significa más calorías gastadas, por lo que entrenar con chaquetas o trajes sauna no trae ningún tipo de beneficio para perder peso o adaptar al cuerpo.

Te puede interesar
LOS TRABAJOS AERÓBICOS Y ANAERÓBICOS Y LA PÉRDIDA DE PESO

Pre-entrenamiento

Es importante iniciar la actividad física en un estado óptimo de hidratación. Para saber si estamos bien hidratados basta con verificar el color nuestra orina, esta debe ser clara casi transparente; si es de un color oscuro como jugo de manzana significa que estamos deshidratados, generalmente podemos compensar esto con uno o dos vasos de agua. Debemos tomar en cuenta que algunos medicamentos y vitaminas, como las del complejo b, pueden cambiar el color de nuestra orina por lo que harán más difícil reconocer nuestro estado de hidratación con este método.

Durante el entrenamiento

En este momento debemos reponer fluidos perdidos por sudoración, dependiendo del clima necesitaremos más o menos líquido que de costumbre. Consumir entre 100 y 200 ml cada 10 minutos puede cubrir esta tarea, aunque la mejor manera de determinar cuánto necesitamos es mediante una tasa de sudoración, así que hagamos las matemáticas:

Durante el entrenamiento también es importante reponer los electrolitos perdidos en el sudor, sobretodo el sodio que es el que se pierde en mayor cantidad y se encarga de mantener el líquido donde se necesita en nuestro organismo, agregando una pequeña cantidad adicional de sal a nuestra última comida previa al entrenamiento o a la bebida que usaremos durante el entrenamiento podemos reponerlo.

Post-entrenamiento

Te puede interesar
EJERCICIOS AERÓBICOS: IDEALES PARA LA RESISTENCIA FÍSICA

Al terminar nuestro entrenamiento debemos reponer aproximadamente un 150% de los fluidos perdidos (Ej. si según nuestra tasa de sudoración perdemos 1 litro durante el entrenamiento debemos reponer ese litro y medio litro adicional posterior al entrenamiento); adicional a esto debemos continuar verificando el color de nuestra orina el resto del día.

Comentarios

comentarios