BRONCÉATE CON CONFIANZA: 5 MITOS DEL PROTECTOR SOLAR

Alrededor del protector solar se han creado muchas historias, basadas en argumentos científicos que no siempre son ciertos. Es importante tener en cuenta que el protector es de vital importancia para prevenir irritaciones y consecuencias graves en la piel,, siempre es necesario salir con un poco encima, incluso en el día a día si la temporada lo exige o si tu tipo de piel te obliga a usarlo, así que ven y descubre 5 mitos del protector solar para que protejas tu piel con seguridad.

1.- EL PROTECTOR SOLAR ES SÓLO PARA LA CARA

Falso. Una de las razones por la cual es importante proteger la piel es porque toda ella está expuesta a los efectos nocivos del sol. Tanto brazos como manos deben ser protegidos, incluso otras partes que queden al descubierto según el atuendo que lleves.

p s 1

2.- LOS PROTECTORES SOLARES BROTAN LA PIEL

Ningún protector solar irrita la piel, se recomienda que antes de usar un producto se consulte su efecto sobre la piel, ya que las pieles no son todas iguales y una buena información para saber usar el protector nos librará de momentos muy desagradables. Debes escoger el protector que se adapte a ti.

p s 2

3.- EL FACTOR DE PROTECCIÓN ES LO MISMO QUE LA PANTALLA SOLAR

Falso. El Factor de Protección Solar cubre la piel contra los rayos de luz, pero las pantallas cubren según la intensidad de esa luz. Por ello es de vital importancia que los protectores solares tengas los dos elementos para que la protección sea completa.

p s 3

4.- NO USAR BLOQUEADOR PORQUE SE TRABAJA EN OFICINA

Muchas personas creen que el protector solar es únicamente para el sol, pero lo cierto es que cualquier fuente de luz, natural o artificial, que irradie mucha luz puede llegar a perjudicarnos. Las personas expuestas a las luces del monitor también se exponen a los efectos nocivos de la luz, por lo cual deberían utilizar un poco de protector. Recuerda que el protector es para la luz, y ésta no proviene del sol únicamente.

p s 4

5.- EL FACTOR 100 PROTEGE MÁS

Falso. La diferencia entre los factores de protección está en la cantidad que debe ser utilizada durante el día, ya que el efecto de protección no es el mismo. Si una persona utiliza un protector de factor cien, sólo deberá aplicarlos tres o cuatro veces al día. Sin embargo, los que usen un factor menor, deben aplicarlo de cinco a seis veces, dependiendo de la durabilidad del mismo.

p s 5

Comentarios

comentarios